Jorge Glas, vicepresidente de Ecuador.

Jorge Glas, vicepresidente de Ecuador. EFE

Enfoques

El fiscal general pide prisión preventiva para el vicepresidente de Ecuador

Carlos Baca investiga a Jorge Glas por un caso de asociación ilícita. 

L.E | Agencias

El fiscal general de Ecuador, Carlos Baca, pidió hoy prisión preventiva para el vicepresidente del país, Jorge Glas, a quien se investiga en un caso de supuesta asociación ilícita relacionado con el escándalo de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Baca hizo esa petición durante la audiencia de revisión de medidas cautelares contra Glas y su tío Ricardo Rivera, éste último bajo arresto domiciliario dentro del proceso de investigaciones de las presuntos sobornos de la firma brasileña.

El fiscal justificó su petición de prisión preventiva "por encontrarse nuevos elementos de convicción en investigación por asociación ilícita", señaló la Fiscalía en su cuenta de Twitter.

Solicitó además al juez Miguel Jurado que se prohíba a Glas transferir bienes y que se bloqueen sus cuentas.

Aunque sigue en funciones por haber sido electo para el cargo por la ciudadanía, el pasado agosto el jefe de Estado, Lenín Moreno, retiró a Glas las competencias bajo su jurisdicción después de que éste criticara su gestión política abiertamente y se alineara con la postura del expresidente y correligionario Rafael Correa, con quien también había sido vicepresidente.

En la audiencia, el fiscal solicitó también prisión preventiva para Ricardo Rivera, tío de Glas, "argumentando vulnerabilidad de arresto domiciliario y potencial riesgo de fuga", indicó la Fiscalía.

El pasado jueves, la Procuraduría (Defensa del Estado) de Ecuador se sumó a la acusación por presunta asociación ilícita contra dieciocho acusados, entre ellos Glas, dentro de las investigaciones por la supuesta trama de sobornos de la firma brasileña.

La acción de la Procuraduría se dio un día después de la comparecencia ante la Fiscalía, por videoconferencia, del exdirectivo de Odebrecht en Ecuador José Conceicao Santos.

El viernes Glas afirmó que no dimitirá ni huirá del país y que encarará los procesos judiciales que le surjan, pues dijo ser "inocente" y víctima de un complot en su contra.

"Yo no voy a huir. Prefiero ir a la cárcel siendo inocente que huir como un cobarde sin tener responsabilidad alguna en los hechos que quieren imputarme", afirmó.

Y se declaró víctima de un linchamiento por parte de grupos opositores y sectores de la prensa críticos con él, asegurando que no hay pruebas sobre los supuestos delitos de los que se le acusa.

También rechazó el testimonio de Santos, a quien tildó de "corrupto confeso" y dijo de él, en forma sarcástica: "Es tan corrupto que dice que es honesto".