Esta semana se ha vuelto al trabajo en algunos de los estadios de Primera División. No son los futbolistas, ni el resto de los empleados del club sino los operarios que trabajan en las obras de remodelación de varias de las 'casas' de los equipos de LaLiga. Por ejemplo, entre el lunes y el martes se volvió a la obra en el Santiago Bernabéu (Real Madrid), Sánchez Pizjuán (Sevilla), Ciudad de Valencia (Levante) o El Sadar (Osasuna).

Las obras se interrumpieron durante las dos últimas semanas por el endurecimiento del Estado de Alarma decretado por el Gobierno ante la crisis sanitario. Tras comunicar el Gobierno el permiso para el regreso a desempeñar actividades no esenciales, estos trabajos en los estadios de Primera se reanudaron.

Ahora con la vuelta al trabajo se espera un empujón en estos para cumplir con los plazos y con la amenaza, en algunos de esos casos, de la reanudación de La Liga para junio y julio si el coronavirus lo permite.

Hace poco más de una semana, Javier Tebas advirtió de la situación de algunos clubes: "Hay que pensar que hay clubes que tenían pensado hacer reformas en sus estadios en verano y que es muy difícil que puedan romper sus contratos como subir una cubierta, que vale millones de euros. Esta circunstancia algunos se la van a encontrar a la fuerza y van a tener complicado usar su estadio", dijo el presidente de LaLiga.

Las obras avanzan en la Castellana

Se refirió, además, directamente al Real Madrid, que para verano tenía pensado avanzar con la nueva cubierta al detenerse el fútbol en condiciones normales: "El Real Madrid jugará en verano si jugamos todos los equipos. Si no, no va a poder jugar. Es lo único que hay", señaló Tebas. El club blanco avanza en las obras de su estadio, como se ha comprobado en los últimos días.

Situación actual del estado de las obras del Santiago Bernabéu ANTENA 3

Desde el Real Madrid aseguran que se han extremado las medidas de seguridad de los trabajadores para así evitar cualquier riesgo y contagio por Covid-19. La cuenta de Twitter @nuevobernabeu ha mostrado los avances de la obra con un movimiento intenso en la explanada de Castellana cimentando estructura auxiliar y retirada de cubierta norte. Además, el torreón sur del coliseo blanco está ya casi desmontado.

Y es que la realidad es que el hecho de no celebrar partidos está ayudando a las obras del Santiago Bernabéu y los otros estadios a avanzar y cumplir con sus plazos pese a las dos semanas de parón. No hay que realizar trabajos de desmontaje ni limpieza al no realizarse partidos y el ritmo no se ve mermado.

Es lo que indicó también el Sevilla al anunciar la vuelta a las obras que se acometen en el Ramón Sánchez Pizjuán desde la conclusión de la pasada temporada. "La ausencia de partidos permitirá que el ritmo no se vea mermado", señaló el club en un comunicado que coincidió con la vuelta al trabajo.

El Levante y el dilema de la cubierta

En el Levante también han vuelto al trabajo aunque la cuestión está la decisión sobre comenzar con la instalación de la nueva cubierta. De momento, las obras se están produciendo en el exterior del estadio y se sigue con el trabajo previsto, pero este verano tenía planeado colocar la cubierta que cubrirá las localidades del Ciudad de Valencia. 

Para este proceso -y el de culminar con una nueva iluminación y megafonía- se necesitan al menos tres meses y tiene un coste aproximado de 16 millones de euros. En este caso, como en el del Bernabéu, sería necesario ocupar el césped por lo que no se podría realizar en caso de reanudarse la competición en verano. Las alternativas, si se juega y no se paraliza la instalación de la cubierta, sería acabar La Liga como visitante o jugar los partidos de local en otro estadio, que podría ser Mestalla.

El Sadar, ¿para octubre?

En el caso de la remodelación de El Sadar, se explicó cómo ha sido la vuelta al trabajo en las obras: "Se trata de movilizar a unas 70 personas, más o menos y, aunque no va a haber tanta gente como antes de este parón, hay que organizarlo todo: mascarillas, seguridad, desplazamientos, horarios...". Allí, la actividad incrementará su ritmo con el paso de los días hasta alcanzar el nivel que había antes del parón. La idea de la constructora y de Osasuna es terminar en octubre y celebrar el centenario de esta manera.

Ahora, esta celebración y las obras del resto de clubes quedan a expensas de que vuelva o no el fútbol. Mientras tanto, las obras seguirán su curso.

[Más información: Acelerón en el Santiago Bernabéu: así están las obras tras volver de dos semanas de parón]

Información sobre el coronavirus: