La plantilla del Real Madrid ya ha pasado su cuarentena personal por culpa del positivo de Trey Thompkins, pero siguen confinados por la decisión del Gobierno español como medida para paliar la crisis sanitaria del coronavirus. Mientras tanto nos están dejando muchos momentos en sus casas y el último ha sido Casemiro, que ha compartido un rato de su tiempo con niños de un programa de Save The Children que le han podido hacer todas las preguntas que quisieran.

Noticias relacionadas

El centrocampista ha sido claro en las prioridades que tiene la plantilla ahora mismo. Nadie renuncia a ganar La Liga y la Champions League de esta edición cuando se pueda volver a jugar, pero primero hay que superar la pandemia del Covid-19. "Claro que queremos ganar Liga y Champions, pero ahora no estamos pensando en eso, ahora en lo que pensamos es en ganar la pelea con el coronavirus", explicó el jugador del Real Madrid.

"Son momentos difíciles y complicados. Tenemos que hacer nuestra parte, que es la de quedarnos en casa y ayudar, seguir las normas", les recalcaba a los jóvenes un Casemiro muy concienciado con el problema ante el que todos estamos combatiendo. De hecho, el brasileño revelaba a los jóvenes lo que tuvo que pasar cuando estaba en Brasil para que sean conscientes de lo que ha superado. "Tuve una infancia muy complicada y muy humilde. Muchas veces no tenía para comer o cómo ir a entrenar e iba andando siete o diez kilómetros", expuso el centrocampista.

Cuando los jóvenes le preguntaron quién era su ídolo, solo un nombre salió de su boca. "Yo siempre tuve un ídolo, que se llama Zidane, que ahora es mi entrenador. Él siempre fue un jugador que me encantó, era un placer verlo jugar, cómo desfilaba dentro del campo. Mi gran inspiración fue Zidane", destacó Casemiro.

Así es el vestuario

El jugador del Real Madrid también les explicó a los niños el ambiente que se respira en el vestuario. "Los jugadores de mi equipo son mi segunda familia, no hay un cariño más grande por unos o por otros. Son todos mis amigos y nuestro objetivo común es ganar siempre. Cuando estás con una familia no hay nada más bonito", sentenció el mediocentro.

La mayor satisfacción para Casemiro es terminar el día y poder dormir tranquilo porque ha cumplido con su trabajo. "Lo he hecho lo mejor posible, estoy muy tranquilo porque lo he dado todo. Eso hay que llevarlo a la vida, no sólo al fútbol. Luego puedes ganar o perder, pero siempre hay que dar lo mejor de uno", explicaba el jugador blanco a los niños para que nunca renuncien a sus sueños.

[Más información: El Real Madrid descarta a Lautaro Martínez: no hay sitio la próxima campaña para la estrella del Inter]