El Real Madrid busca el billete de las semifinales de la Copa del Rey ante la Real Sociedad, un partido para el que se han quedado fuera de la lista de convocados del equipo blanco tanto Gareth Bale como Eden Hazard, aunque por muy diferentes motivos.

Noticias relacionadas

El belga se encuentra ganando minutos de entrenamiento con el resto del grupo antes de su esperada reaparición. El ex del Chelsea se lesionó el pasado mes de noviembre, justo cuando atravesaba por su mejor momento desde que fichó por el club de Concha Espina.

Lo que parecía que era cosa de unas semanas ha acabado siendo una baja de varios meses. Pero ya ha llegado el momento. Zinedine Zidane ha preferido darle descanso contra la Real Sociedad, pero volverá a contar con el '7' blanco para el duelo que tienen el próximo fin de semana contra Osasuna en El Sadar.

Hazard toca balón con el Real Madrid en un entrenamiento

El entrenador francés se muestra encantado de la vuelta de Hazard con el equipo. "Nosotros estamos contentos de tener a Hazard. Ha tenido una lesión mala y ahora poco a poco está mejor", dijo Zidane en la rueda de prensa previa a los cuartos de final de la Copa.

Si el belga es la cara y todos esperan volver a verle en acción, Bale es la cruz. El futbolista se ha caído de una nueva lista de convocados pese a entrenarse con normalidad en la Ciudad Real Madrid. Y es que el galés se ejercita sin problemas junto al resto de sus compañeros, pero permanece al margen cuando toca nuevo partido para los blancos.

Frenazo a Bale

El '11' merengue no juega desde el pasado 22 de enero contra Unionistas de Salamanca, partido en el que disputó 53 minutos y marcó uno de los goles del conjunto merengue. Ese día se hizo daño en el tobillo, pero luego volvió a entrenarse en Valdebebas, aunque eso no ha impedido que se quedase fuera contra Valladolid, Zaragoza y Atlético de Madrid.

Gareth Bale, durante un entrenamiento del Real Madrid EFE

A estos se suma su ausencia contra la Real Sociedad. Cuatro partidos consecutivos fuera de las convocatorias y también de los planes de un Zidane que ni siquiera dio pistas sobre el actual estado de 'El Expreso de Cardiff' ante los medios de comunicación, ya que en la rueda de prensa ninguna de las preguntas fue destinada a cuestionar qué pasa con el extremo.

Temporada complicada

Los planes del propio Gareth Bale no iban encaminados a repetir tantas ausencias en lo que va de curso. Una vez pasado el ecuador de la temporada 2019/2020, el internacional por Gales ni siquiera ha superado la barrera de los mil minutos y sus cifras goleadoras no son mucho mejores: tres tantos y dos asistencias entre todas las competiciones.

Antes de que comenzase la campaña, el extremo estuvo muy cerca de abandonar el club blanco. De hecho el propio Zidane declaró públicamente que tenía las puertas de salida abiertas y que mejor si su salida se producía cuanto antes. Después de que se bajase el telón del mercado y Bale continuase en el club, el entrenador francés dijo que sería uno más de la plantilla.

Bale y Zidane en el estreno liguero del Real Madrid EFE

Sin embargo, el protagonismo del jugador ha ido a menos, así como su rendimiento. Tres goles para un futbolista de su físico, calidad y potencial es demasiado poco bagaje. Un profesional llamado a marcar diferencias que no acaba de dar con el botón adecuado para triunfar, de una vez por todas, en el Real Madrid.

Mientras el galés se queda fuera de juego, su agente continúa asegurando que su futuro pasa únicamente por el Santiago Bernabéu. Ni China ni la Premier League o la MLS, de momento. Habrá que esperar a ver qué pasa en los próximos meses y sobre todo qué sucede cuando se abra la venta de transferencias de verano.

[Más información: Horario internacional y dónde ver el Real Madrid - Real Sociedad]