Si hay un jugador importante por encima del resto en el Real Madrid es Casemiro. El brasileño se ha erigido como una pieza insustituible para Zidane en el centro del campo, algo que apenas le ha dejado tiempo para descansar esta temporada, con el riesgo de que termine lesionándose en 2020 ante la alta carga de partidos. Una situación que crea la necesidad de encontrar nuevas variantes

Noticias relacionadas

La salida de Marcos Llorente del Real Madrid este verano dejó un territorio inhóspito para Zidane, ya que se quedaba en su plantilla con solo un pivote defensivo: Casemiro. El técnico francés prescindió, por decisión propia, del canterano merengue y asumió la responsabilidad de que el brasileño iba a ser su única opción natural para sostener al equipo en la medular.

Esto ha generado que Casemiro se haya erigido como el jugador con más minutos en sus piernas esta temporada (1.920). Un total de 22 partidos ha disputado el '14' durante la primera vuelta; tan solo descansando ante Valencia y Athletic, primero con motivo del Clásico del pasado 18 de diciembre y después por la sanción por acumulación de amarillas que acumuló precisamente en este choque.

Sergio Ramos y Casemiro REUTERS

El protagonismo que ha ganado Casemiro en el Real Madrid está fuera de toda duda. Su liderazgo ha crecido, situándose, como mínimo, al mismo nivel del de pesos pesados como Sergio Ramos a Benzema. Está disfrutando de la mejor temporada de su carrera y lo hace formando parte del núcleo duro del vestuario del transatlántico blanco.

El parón de Navidad le ha venido bien para desconectar 12 días de la dinámica de trabajo del Real Madrid. Un descanso necesario que aliviará sus piernas y dará tranquilidad mental Zidane, ya que en fechas de competición normal esto significaría perder a Casemiro en dos o tres partidos, algo inasumible en la cabeza del francés. 

El '14' sabe que cuando vuelva en enero a entrenar a Valdebebas tendrá que afrontar la parte más difícil de la temporada, con meses de partidos cada tres días y rivales de máxima exigencia con la llegada de las fases finales de Champions y Copa.

Leo Messi presionado Casemiro REUTERS

De entrada, el Madrid tendrá que jugar en enero la Supercopa de España ante Barça, Valencia y Atlético de Madrid; además de jugar en Liga contra el Sevilla. Partidos que preparan el terreno para el frenético mes de febrero en el que se medirán al Manchester City, justo antes de jugar el segundo Clásico de la temporada el 1 de marzo de 2020. 

Valverde y Modric, alternativas

Ante esta situación, Zidane no puede permitirse desgastar a Casemiro en exceso. El brasileño no puede jugar todos los partidos sin descanso hasta junio, ya que se arriesga a caer lesionado y estar fuera en más de un encuentro por obligación médica. Un escenario que el técnico francés debe evitar dosificando al jugador.

Para ello Zidane debe encontrar una alternativa en el equipo con la que el juego no se resienta en exceso. Es aquí donde entran en escena Fede Valverde y Luka Modric, los dos jugadores con más papeletas para suplir a Casemiro como pivotes defensivos. Uno aporta mayor físico y otro experiencia. Sin embargo, los dos son opciones factibles para este papel.

Fede Valverde controla un balón ante Kenan Kodro EFE

A priori, Valverde partiría con ventaja, ya que se ha erigido como una pieza fundamental para Zidane en el centro del campo. Ya sea como interior, en la posición de '8', o como pivote defensivo, el charrúa es un fijo en la medular del Real Madrid. 

[Más información: Casemiro: "Valverde va a ser uno de los mejores '8' del mundo en menos de dos años"]