Es un secreto a voces que Casemiro es la pieza más indispensable para Zidane en el Real Madrid. El brasileño no tiene recambio natural en el equipo y el equipo no puede permitirse el lujo de prescindir del principal pilar defensivo durante los partidos. Sin embargo, ante el Athletic no estará ni si quiera en la convocatoria debido a su sanción por acumulación de amarillas

Noticias relacionadas

Los blancos tendrán que afrontar una prueba de nivel este domingo a las 21:00 horas frente a los de Garitano: aprender a vivir sin Casemiro. El brasileño no estará para sostener al equipo y Zidane necesita encontrar alternativas, ya no para el encuentro, si no como plan B a una posible ausencia del '14' en partidos de mayor envergadura. 

Esta temporada ha sido el jugador con más minutos en el Real Madrid (1.920 minutos repartidos en 22 partidos entre Champions y Liga). De hecho, solo descansó ante el Valencia en Liga durante la pasada jornada con vistas al Clásico del pasado 18 de diciembre en el Camp Nou.

Descanso a Casemiro 

El centrocampista no tuvo descanso ni si quiera contra el Brujas, con el Real Madrid ya clasificado. El descanso contra el Athletic le vendrá bien, ya que, aunque esta en plena forma físico, el riesgo de lesión es real. Este escenario sería un drama en Concha Espina, por lo que el parón navideño le ayudará a coger fuerzas sin necesidad de perderse muchos partidos. 

Casemiro y Luka Modric dialogan con el colegiado Tobias Stieler REUTERS

La posibilidad de que Casemiro tenga que perder algún partido más esta temporada, ya sea por sanción o lesión, está ahí. Zidane lo sabe y necesita encontrar variables para solventar estos imprevistos si se presentan, algo que contra el Athletic podrán experimentar en el Santiago Bernabéu

Contra los vascos, todo el peso defensivo recaerá en Valverde y Modric. Ambos compiten por ser los futbolistas que puedan dar descanso a Casemiro, con solvencia en otros partidos. Son los jugadores que, por condiciones, mejor pueden desempeñar sus funciones en el terreno de juego, aunque con diferencias marcadas. 

De Valverde a Kroos 

Fede, por capacidad de despliegue físico (su juventud es clave) y la garra que posee para el trabajo menos estético, le convierten en la alternativa más natural. De hecho, será el quien ejerza del '14' blanco en el último partido que cerrará el 2019 del Real Madrid. En el Camp Nou ya se confirmó con nota en la medular. 

Fede Valverde y Casemiro en El Clásico EFE

Por su parte, Modric, a pesar de su edad, también puede desempeñarse en esa posición. El croata cuenta a su favor con experiencia, gran capacidad de recuperación de balón y un posicionamiento táctico envidiable. Virtudes que hacen que pueda jugar, de forma excepcional, como pivote defensivo.

Otra opción menos probable y efectiva para Zidane es Toni Kroos. El alemán está brillando en la posición de interior zurdo, por lo que no se contempla que pueda jugar como cierre en la medular. Sin embargo, tiene experiencia en esa posición, concretamente en el Madrid de Carlo Ancelotti, cuando jugaba de mediocentro defensivo cubriendo la retaguardia de Modric y James o Isco

Cambio de sistema 

La prioridad del técnico francés es mantener el 4-3-3, pero si decidiera cambiar el sistema a un 4-4-2, en línea, o un 4-2-3-1 podría formar un doble pivote en el que Casemiro chirría más, ya que se desenvuelve mejor en solitario sin acompañante. Sin embargo, Valverde podría complementarse bien en esta posición acompañado de Kroos y Modric. 

Kroos en el Real Madrid - París Saint Germain REUTERS

Las opciones en esta tesitura son alargadas: Kroos - Modric, Kroos - Valverde, Valverde - Modric o Valverde - Kroos. Con este sistema el Madrid podría afrontar partidos en los que la prioridad fuera la posesión de balón para someter a sus rivales. 

[Más información: Casemiro ve la amarilla en El Clásico y se pierde el partido ante el Athletic]