Luka Modric está de vuelta. Y ha regresado más fuerte que nunca. El jugador croata ha afrontado el parón de selecciones con el objetivo de coger ritmo competitivo y regresar a la dinámica del Real Madrid en plenas condiciones físicas para volver a ser uno de los líderes del equipo blanco. 

Noticias relacionadas

El centrocampista se ha recuperado con éxito de la lesión muscular en el aductor de la pierna derecha que le fue diagnosticada el pasado 12 de septiembre. Una dolencia que le apartó de conjunto merengue durante varias semanas, lastrando a la plantilla y el rendimiento del equipo en la medular.

Este jueves el jugador croata mostró su mejor versión en el partido que Croacia tuvo que afrontar contra Hungría. Un encuentro en el que los de Zlatko Dalić se impusieron por 3-0 a sus rivales. 

Gol de Modric a Hungría. EFE

Modric estuvo 66 minutos sobre el campo hasta que fue sustituido por Mateo Kovacic. Menos de tres cuartos de partido en los que el jugador del Real Madrid tuvo tiempo de dar un recital sobre el terreno de juego frente a los húngaros. El centrocampista brilló en la medular, dando muestras de su recuperación imponiendo su jerarquía recuperando balones y distribuyendo juego. 

Por si fuera poco, Luka puso la guinda a su partido número 125 con su país: cabalgada, disparo raso con el interior de su bota derecha y golazo para Croacia. Una actuación con la que gana confianza de cara a la vuelta a la competición con el Real Madrid que tendrá que afrontar en apenas una semana. 

La baja de Kroos 

Zidane necesita tener la mejor versión de Modric para afrontar la cuesta de octubre que se le avecina al Real Madrid tras el parón de selecciones. Los merengues tendrán que jugar tres partidos en apenas una semana contra Mallorca, Galatasaray y Barcelona. Tres choques en los que el equipo se juega mucho más que nueve puntos, ya que las aspiraciones en Liga y Champions están en juego tras el inestable inicio de Liga. 

La figura del jugador croata es clave para los planes del técnico francés; sobre todo cuando Toni Kroos se encuentra en el dique seco, después de haber sido el segundo jugador de la plantilla más usado por Zidane con 836 minutos a sus espaldas (solo tiene por delante a Casemiro). 

El Clásico 

Con el alemán fuera del equipo, el Real Madrid necesita más que nunca la mejor versión de Modric. Su figura se torna como el timón sobre el que gira el conjunto blanco, en una semana tan clave como la del primer Clásico de la temporada. Además, se esta destapando como goleador, ya que antes el Granada ya firmó una gran actuación en el Santiago Bernabéu que acabó con golazo por la escuadra. 

Luka Modric celebra su gol al Granada REUTERS

Zidane no tiene actualmente otra opción al croata en la medular y en el Camp Nou será previsiblemente titular contra los de Ernesto Valverde. Una gran cita como en las que Modric siempre ha destacado. 

Además, el centrocampista tendrá que aprovechar que Casemiro se encuentra en su mejor momento de forma. Con el brasileño como escudero y Fede Valverde repleto de confianza, Luka podrá ejercer con libertad como director de orquesta y poder sumarse al ataque con mayor facilidad. Algo que facilita ver su mejor versión sobre el terreno de juego. 

[Más información: Así reparte los minutos Zidane en el Madrid: James entra en el once y Lucas Vázquez supera a Vinicius]