Gareth Bale y Zinedine Zidane

Gareth Bale y Zinedine Zidane

Fútbol REAL MADRID

El cambio de actitud de Bale: Zidane, el Madrid y las críticas

El galés ha pasado de la rampa de salida al once blanco, pero sigue dolido por todo lo que ocurrió en verano.

Noticias relacionadas

Esta siendo una temporada atípica para Gareth Bale. Su salida el pasado verano parecía un hecho. Ni Zinedine Zidane ni el club esperaban que el galés siguiera en la plantilla el 2 de septiembre, fecha en la que cerró el mercado, pero acabó ocurriendo así. El Real Madrid no encontró una salida acorde para el valor del futbolista galés y acabó quedándose con él, cuando nadie apostaba por ello.

De la rampa de salida a la titularidad. Porque Zidane tuvo claro desde el minuto 1 que si se quedaba con Bale, con quien nunca hubo un feeling especial, era para aprovechar todas sus cualidades. Vuelta a empezar. Ha jugado siete partidos, marcado dos goles y repartido dos asistencias. Está, además, entre los ocho futbolistas que más minutos han disputado esta temporada de blanco (597').

Pero con Bale es difícil que la cosa esté tranquila y pronto han vuelto los rumores. Que si no está contento, que si quiere salir, que si está decepcionado con Zidane... Bale no es de esos a los que le gusta avivar la polémica. Habla cuando tiene que hablar. Así lo hizo en la última convocatoria con Gales: "Estoy seguro de que habrá muchas más turbulencias, si te soy honesto", vaticinaba sin miedo al fallo. En esa misma entrevista reconocía que no jugaba feliz por todo lo que ocurrió en verano.

James Rodríguez entra en sustitución de Gareth Bale ante el Granada

James Rodríguez entra en sustitución de Gareth Bale ante el Granada REUTERS

Está dolido. "No se juega feliz en mi situación, claro. Pero soy un profesional y me he dedicado a entrenarme bien para estar preparado cuando tocara", decía a comienzos de septiembre por su situación. No ha permitido que eso le afectara y se le ha visto en el campo con más agresividad y ganas que nunca. Contra el Granada tardó dos minutos en cruzar un pase con el exterior por todo el área para que Benzema rematara a placer y adelantara así al Madrid. Cuando el galés fue sustituido en el 83' se escucharon tímidos aplausos.

A cada partido que pasa, la afición del Madrid va reconciliándose con Bale. No le hacen falta gestos cariñosos al jugador, ni nada por estilo. La gente le pide goles o generarlos y con eso es suficiente. Él, sin una mueca, ha transformado todos los rumores que le rodearon en verano y las críticas que ha recibido en su mayor motivación. Lo que más le duele son esos dardos que tienen que ver con cosas poco (o nada) relacionadas con el fútbol, como puede ser su pasión por el golf.

Zidane - Bale

El otro foco, más allá de la actitud de Bale sobre el campo, está puesto sobre su relación con Zidane. En la anterior etapa del técnico francés en el banquillo blanco las cosas no acabaron bien entre ambos y no les fue mucho mejor con el regreso del técnico el curso pasado. La relación de Bale con Zidane y el Madrid quedó tocada después de verano, pero mientras juegue y siga a su nivel, la situación solo irá reconduciéndose.

Que Bale no entrara en la convocatoria contra el Brujas levantó algo de sospechas, pero la versión de Zidane es que tanto él como James tenían algún tipo poblema y no quiso arriesgar con ellos. Ante el Granada, la sustitución de Expreso de Cardiff se debió también por algún tipo de molestias.

[Más información: Gareth Bale acaba lesionado el partido frente al Granada]