El partido se puso muy de cara para el Real Madrid con el gol inicial de Karim Benzema en el minuto 2. Pero pasada la media hora del encuentro llegó la mala noticia para los blancos. Toni Kroos pidió el cambio después de notar unas molestias físicas y de inmediato se puso a calentar Luka Modric. En el 33', el croata ingresaba en el terreno de juego por un Kroos que fue directamente a vestuarios.

Noticias relacionadas

Una lesión que llega justo en el momento en el que el germano debía ponerse a las órdenes de Löw con la Mannschaft para el parón de selecciones de octubre, y sus correspondientes encuentros de clasificación para la Eurocopa 2020. El centrocampista notó un pinchazo y se lo comunicó a continuación a un Zinedine Zidane que llamó rápidamente a Modric.

Luka Modric perseguido por José Antonio Rodríguez Díaz REUTERS

Toni Kroos con un semblante serio enfiló el túnel de vestuarios en lugar de quedarse en el banquillo. Señal algo alarmante en principio pero que todo podría haber quedado en un susto, ya que a falta de las pertinentes pruebas médicas, desde Realmadrid TV han adelantado que se trata de unas molestias en el aductor. En las próximas horas se sabrá algo más sobre el estado del futbolista.

Kroos, un innegociable

Pese a que Zidane insiste en que no hay intocables, lo cierto es que los números confirman que Kroos es un pilar de este Real Madrid. Hasta antes de este partido contra el Granada, el internacional alemán acumulaba ya 802 minutos entre los siete encuentros de La Liga y los dos de la Champions League en los que ha participado. Durante este tiempo de juego, el centrocampista ha marcado un gol y ha repartido dos asistencias a sus compañeros, dejando atrás su bajón de forma el pasado curso.

[Más información: Narración y resumen del partido entre el Real Madrid y el Granada de La Liga]