El Sánchez Pizjuán tomaba la temperatura al Real Madrid después de lo sucedido en la Champions League y todas las críticas que han cosechado los blancos a lo largo de los últimos días. Una única novedad en el once titular respecto al que se enfrentó al PSG en el Parque de los Príncipes. Sergio Ramos ocupaba el lugar de Militao, todo ello después de mandar un mensaje a sus compañeros en las redes sociales tras París.

Noticias relacionadas

La vuelta a casa nunca es fácil para el actual capitán del Real Madrid. Cada partido en el Sánchez Pizjuán es un calvario para el futbolista. Pitos y más pitos para el jugador que creció en la cantera del Sevilla. Esto ha sido una constante para el de Camas desde que cambió el conjunto hispalense por el blanco cuando tan solo tenía 19 años.

Sergio Ramos y Benzema, en un partido del Real Madrid Reuters

Estos pitos son siempre criticados por el propio Sergio Ramos. Él tiene medio corazón sevillista y la otra mitad madridista. Se formó y creció en Nervión, pero luego se convirtió en leyenda en el Santiago Bernabéu. Una vez más ha tenido que soportar el hostil recibimiento de los que en otros tiempos fueron sus aficionados, unos mismos seguidores que han recibido con ovaciones a jugadores como Dani Alves o Rakitic, quienes cambiaron el Sevilla por el Barcelona.

[Más información: Sevilla - Real Madrid: narración, resumen y goles]