El nuevo proyecto de Zinedine Zidane al frente del Real Madrid no ha empezado de la forma deseada por el club, pero aún es pronto para hacer vaticinios catastrofistas de cara a la próxima temporada. Los partidos oficiales del nuevo curso todavía no han empezado y los pronósticos deben posponerse. Y es que los blancos ya saben lo que es empezar una pretemporada con malas sensaciones, para después acabar arrasando en Europa. 

Noticias relacionadas

La pretemporada que protagonizó el Real Madrid en 2017 es una fuente de motivación  para la plantilla merengue. Algo que se debe al mal arranque del equipo en Estados Unidos y Alemania este verano. Y es que aquel año se demostró que los amistosos no marcan el devenir de una temporada.

Los blancos han perdido este verano tres de sus cuatro partidos de preparación frente a Bayern Múnich (3-1), Atlético de Madrid (3-7) y Tottenham (0-1); tan solo han conseguido una victoria sufrida ante el Arsenal (3-2). Una situación que el club ya conoce en primera persona, ya que en la antesala de la temporada 2017/2018 el Real Madrid no ganó ningún amistoso estival. Dos empates por 1-1, ante Manchester United y el combinado All-Star americano; y dos derrotas, frente a Manchester City (4-1) y Barça (2-3), fueron el bagaje del equipo. 

Temporada excelsa 

Tras este inicio de curso, los peores presagios podían haberse dado en la 'Casa Blanca'. Sin embargo, la mala racha cesó y el Real Madrid inició un camino de éxito que le llevó a agrandar su palmarés con varios trofeos. Concretamente, cuatro. Cuatro nuevos títulos que colocar en las vitrinas del Santiago Bernabéu: Supercopa de Europa (8 de agosto de 2017 - Manchester United), Supercopa de España (17 de agosto - Barça), Mundial de Clubes (16 de diciembre - Gremio) y Champions League (26 de mayo de 2018 - Liverpool).

Messi y Casemiro en la Supercopa de España 2017. EFE

A los blancos solo les faltó alzar Liga y Copa del Rey para cerrar una temporada inmejorable ganando todos los títulos posibles. Todo ello después de un inicio de curso aciago e inestable en el que se prejuzgo al conjunto blanco. Exactamente de la misma forma que está ocurriendo este verano. 

La temporada 2017/2018 sirvió para agrandar la leyenda del Real Madrid en el fútbol mundial. Los títulos conseguidos hicieron que la entidad registrara su décimotercera Champions, su décima Supercopa de España, su cuarta Supercopa de Europa y su tercer Mundial de Clubes. 

Gol de Bale en Kiev para dar la Champions al Real Madrid contra el Liverpool. REUTERS

La historia puede repetirse

Esta temporada el Real Madrid se ha fortalecido con nuevos fichajes para apuntalar las carencias del equipo. Zidane ha confeccionado un equipo ambicioso con el que intentar cumplir los objetivos del club. Mendy, Militao, Hazard, Jovic, Rodrygo y Kubo han aterrizado en un proyecto de futuro con mimbres de éxito. Y es que la tarea del equipo es hacer que la entidad merengue retorne a la senda del triunfo en la que estuvo años atrás. 

Los jugadores del Real Madrid celebran un gol en la International Champions Cup Reuters

El gran objetivo de Zidane es conseguir que el equipo afronte el inicio de Liga contra el Celta de Vigo (17 de agosto - Balaídos) en óptimas condiciones. La temporada es muy larga y las dinámicas cambian de forma vertiginosa, tanto de forma positiva como negativa. Algo que no deja lugar a pronósticos vespertinos y mantiene intacta las ilusiones de la plantilla para triunfar este curso. 

[Más información: 19 años de la llegada de Florentino Pérez, el presidente que transformó el Real Madrid]