El Real Madrid está en Montreal con toda su expedición al completo después de que este domingo aterrizarán Florentino Pérez, José Ángel Sánchez e Isco Alarcón, quien tenía un permiso especial para incorporarse más tarde a la gira por su reciente paternidad. El presidente blanco no se quiso perder el entrenamiento vespertino de sus jugadores.

Noticias relacionadas

Florentino vio en primera persona la sesión dirigida por Bettoni, a falta de que regrese Zidane, y saludó uno a uno a los futbolistas blancos en el vestuario. Se mostró cariñoso con los nuevos (Hazard, Jovic, Mendy, Rodrygo y Kubo) y con la vieja guardia, como Sergio Ramos, Marcelo o Modric.

El morbo estaba en el primer cara a cara con Gareth Bale, con quien también se mostró muy cercano. El futuro del galés está en el aire y el club busca una salida para el galés por un traspaso millonario. El delantero, de momento, se resiste a salir y sigue sin cambiar de idea ante las ofertas que le llegan. Recibió una oferta desde China, pero el '11' merengue la rechazó.

Esta semana será importante para abordar la operación salida. El fin de semana el equipo comenzará su gira por Estados Unidos, debutando en la pretemporada con su primer amistoso ante el Bayern. El club trabaja para encontrar acomodo estos días a algunos de os jugadores que todavía copan la rampa de salida.

[Más información: Lucas Vázquez se pasa al béisbol en Montreal y el resultado sorprende]