La Copa del Rey Juvenil siempre es complicada y lo ha vivido hoy el Real Madrid en sus propias carnes. Los de Dani Poyatos visitaban al Tenerife en San Cristóbal de La Laguna y el encuentro no fue nada sencillo. Sin embargo, el 1-2 les da mucha ventaja de cara a la vuelta.

Noticias relacionadas

Durante los primeros minutos y en general la primera parte, se vio a un conjunto local que estaba más centrado en defender que en atacar. Se resguardaban en su propio campo, con una doble línea de defensores que evitaban cualquier combinación entre los jugadores madridistas.

Pese a todo, Pedro apareció en el minuto 44 para poner por delante a los blancos. El juego se había desarrollado sobre todo en el centro del campo, por lo que nadie había tenido grandes ocasiones hasta entonces.

César Gelabert, con el Juvenil A del Real Madrid. Foto: Instagram (@ces11gelabert)

Llegó el descanso, el filial del Madrid recuperó energías y volvió al ataque. Tanto fue así que no necesitó muchos minutos para volver a sumar un tanto en el marcador. El 0-2 de Moha empezaba a reflejar el dominio del balón por parte de los de Valdebebas.

El equipo que en esta ocasión vestía de negro marcaba completamente el tempo. Poco a poco los blanquiazules se dieron cuenta de que estaban en una situación límite y se estiraron. También realizaron transiciones de defensa a ataque meritorias y a falta de poco menos de veinte minutos, los isleños recortaron distancias.

Aunque los 22 jugadores lo dieron todo, no fueron capaces de alterar el resultado que tras los cuatro minutos de adicional se hizo oficial. La vuelta será el día 26 en la Ciudad Real Madrid. Los madridistas llegarán con un tanteo muy favorable, aunque no podrán contar con Mario, que vio la roja en los últimos instantes, justo antes de que el colegiado señalara el final.

[Más información: Alberto se rompe el ligamento cruzado y se perderá el playoff de ascenso con el Castilla]