El Real Madrid sigue trabajando en sus incorporaciones para la próxima temporada. Una de las posiciones que se van a mejorar es la de centrocampista y a la espera de lo que pueda pasar con Paul Pogba, otro nombre suena muy fuerte: Christian Eriksen. El danés tendría un acuerdo con el club blanco, pero las negociaciones con el Tottenham son muy complicadas.

Noticias relacionadas

Tanto es así que, según el diario The Sun, existe la posibilidad de que la directiva merengue espere al verano de 2020 para firmar al jugador. Sería entonces cuando su contrato con el conjunto londinense se acabaría, pero pese a que solo le quedan doce meses, Lévy no está ayudando.

Presentación de Luka Modric como jugador del Real Madrid EFE

El presidente de los Spurs siempre ha vendido cara su piel. El Madrid lo experimentó primero con las negociaciones por Luka Modric. El croata acabó desembarcando en el Santiago Bernabéu, pero no lo hizo hasta el último instante.

El caso de Gareth Bale es todavía más ilustrativo. El galés forzó a lo largo de todo el verano porque entendía que había cumplido un ciclo en el antiguo White Hart Lane. Su jefe llegó a afirmar que le dejaría en la grada si seguía la indisciplina. Finalmente, sí se llevó a cabo la operación casi en septiembre de 2013.

Gareth Bale, durante su presentación como jugador del Real Madrid EFE

El Madrid se ha interesado ya en varios nombres para la medular. Aparte de Eriksen y Pogba, Ndombelé podría ser otra opción, aunque el problema es el mismo. El Olympique de Lyon parece haber pedido 100 millones por una de sus mayores promesas, por la que suspiran todos los grandes conjuntos europeos.

[Más información: Mourinho manda su apoyo a Casillas tras sufrir un infarto en Oporto]