El Real Madrid ha vuelto a los entrenamientos después de contar con dos días libres. Los hombres de Zidane completaron una sesión con la mente puesta en el Villarreal y olvidar así la última derrota ante el Rayo Vallecano. El técnico blanco contó con toda su plantilla salvo Odriozola, Sergio Ramos y Benzema, que siguen con sus procesos de recuperación.

Noticias relacionadas

Ha sido un entrenamiento que ha comenzado con varios ejercicios de control y pase. La segunda fase de la sesión dividió a la plantilla en dos equipos para realizar una posesión y practicar la circulación de balón. Para finalizar la vuelta a los entrenamientos se jugaron varios partidos en un campo reducido. 

El cuadro merengue quiere volver a la senda de la victoria después de su empate a cero frente al Getafe y la derrota del pasado domingo ante el Rayo Vallecano. El Villarreal será el rival del equipo blanco, que no sabe lo que es perder en el Santiago Bernabéu desde la vuelta de Zidane, algo que hace ser optimistas a sus hombres, que necesitan recuperar la moral para las últimas tres jornadas. 

Vinicius en el entrenamiento de este miércoles

Sin bajas sorpresa

Los jugadores que no han entrenado con sus compañeros eran los esperados. El capitán del equipo blanco sigue recuperándose para intentar volver al equipo, mientras que Benzema parece decir adiós a la temporada. Odriozola también se despidió de la competición tras la fractura de clavícula en un entrenamiento. Los demás están disponibles y al cien por cien, en especial Vinicius, que podría volver a una convocatoria y a tener minutos tras su lesión ante el Ajax

[Más información: El Real Madrid de Zidane configura su pretemporada: fechas y horarios de sus partidos]