La temporada del Real Madrid ha sido de lo más complicada para la mayoría de futbolistas blancos. Karim Benzema o Vinicius Júnior han sido las notas positivas de la temporada 2018/2019, mientras que otros como Gareth Bale se han colocado como las grandes decepciones del curso. Entre los jugadores que no han destacado a lo largo de los últimos meses también se encuentra Marcelo.

Noticias relacionadas

Antes del regreso de Zinedine Zidane a la disciplina madridista, el futuro del lateral brasileño parecía que estaba más fuera que dentro de la casa blanca. Comenzó la temporada como titular a las órdenes de Julen Lopetegui, pero la destitución del exseleccionador nacional y el nombramiento de Solari como sucesor cambiaron su situación. Con el técnico argentino acabó siendo relegado a un segundo plano.

Sergio Reguilón fue el que adelantó en la rotación al veterano Marcelo, después de casi una década siendo innegociable en las filas blancas. El canterano se ganó un puesto en el primer equipo con Lopetegui tras realizar la pretemporada en Estados Unidos y contra todo pronóstico consiguió lo que antes otros que él no pudieron hacer: mandar a Marcelo al banquillo.

Reguilón se lamenta durante El Clásico EFE

Ni Coentrao ni Theo Hernández se impusieron al internacional canarinho, pero sí lo lograría Reguilón... hasta ahora. La falta de minutos y de presencias en los partidos más importantes provocaron que se comenzase a especular con una inminente salida de Marcelo del Santiago Bernabéu. Todo apuntaba a que el defensa cambiaría el blanco del Real Madrid por el bianconero de la Juventus de Turín.

Sin embarzo, la vuelta de Zidane lo cambió todo. Confianza y minutos. Desde que el entrenador galo se hizo con los mandos del primer equipo, Marcelo ha jugador un 80 por ciento de los minutos. Tan solo se ha perdido, durante las últimas jornadas disputadas de La Liga, el partido frente al Eibar, jugando al completo los duelos contra Celta, Huesca, Valencia y Leganés.

Confianza y minutos

Zinedine Zidane lo ha tenido claro desde el principio. Marcelo necesita cariño, confianza y, sobre todo, minutos para volver a ser el que fue no hace tanto. Con el galo ya ha firmado dos asistencias, precisamente en los dos primeros partidos del galo a su vuelta. Así, ya ha alcanzado los seis pases de gol este curso, además de las tres dianas que acumula en los 2.408 minutos que ha disputado en la 2018/2019.

Marcelo y Zidane en el Real Madrid Reuters

Marcelo es el segundo capitán y siempre se ha caracterizado por dar la cara en los momentos más complicados. Nunca se ha ocultado entre las sombras, ni en las peores actuaciones tanto colectivas como individuales. Ahora solo falta que recupere ese nivel que le hicieron ser calificado como el mejor lateral izquierdo del mundo. Un objetivo que no solo tiene el propio jugador, sino que también está apuntado en la lista de tareas de Zidane.

[Más información: Enzo, el hijo de Marcelo, 'tapa' a su padre y se lleva todos los piropos]