El Leganés se puso por delante en el marcador, pero Karim Benzema logró el empate. Los blancos no conseguían su teórica superioridad en el terreno de juego de Butarque y el conjunto pepinero acosaba sin complejos la portería defendida por Keylor Navas. Ya cuando el encuentro entraba en los diez minutos finales, En-Nesyri marcaba el que podría haber sido el gol de la victoria, pero no acabó por subir al marcador.

Noticias relacionadas

Jonathan Silva celebra su gol al Real Madrid REUTERS

En los minutos donde mejor estaba jugando el equipo blanco, llegó una de las contras que quería aprovechar el conjunto local. Cuando todo el estadio celebraba el gol, el árbitro anulaba el tanto por un claro fuera de juego. El VAR tardó muy poco en chequear la jugada y ordenó rápidamente al arquero blanco que pusiera el balón en juego. 

El Real Madrid estaba buscando con mucha insistencia la portería local, pero no eran capaces de concluir las ocasiones de la mejor manera posible. Con el equipo ya volcado y buscando el gol con más hombres arriba, el equipo de Pellegrino salió rápidamente para sorprender a un Madrid con los lateras muy arriba, lo que provocó el gol anulado al delantero marroquí. 

Un final muy ofensivo

El equipo blanco no se conformó con el 1-1 y fue a buscar el gol sabiendo que el Leganés podía crear muchos problemas con su velocidad en los hombres de arriba. Antes del gol anulado, el equipo blanco había contado con una ocasión muy clara de Marcelo, que tiró con fuerza desde fuera del área pero fue detenido por Cuéllar, bien colocado en el arco. A pesar de esas ocasiones, fueron los de Butarque los que estuvieron a punto de desequilibrar el partido. 

[Más información: Los cambios que prepara Zidane en el centro del campo: dejar salir antes de entrar]