Este lunes 15 de abril el Real Madrid visita el Estadio Municipal de Butarque para medirse al Club Deportivo Leganés en el partido correspondiente a la jornada 32 de La Liga. Un duelo atípico por el día de la semana en el que tiene lugar, pero que servirá para ver de vuelta a una pieza clave del conjunto blanco: Daniel Carvajal.

Noticias relacionadas

El lateral derecho suma treinta partidos, un gol y cinco asistencias en lo que va de campaña. Sin embargo, si la temporada del Real Madrid ha estado marcada por las decepciones -eliminación en semifinales de la Copa del Rey, en octavos de final de la Champions League y sin opciones a pelear La Liga-, la de Carvajal la han protagonizando las lesiones.

Mala suerte con las lesiones

El canterano sufrió un traumatismo en septiembre de 2018, lo que le hizo perderse los duelos ligeros ante el Espanyol y el Sevilla. Pudo volver para jugar el derbi frente al Atlético de Madrid, pero una lesión de pantorrilla le mantuvo en el dique seco durante todo el mes de octubre y la mitad de noviembre. Ni más ni menos que cinco partidos de Liga, dos de Champions y uno de Copa se perdió Carvajal antes del que sería su regreso definitivo.

O eso pensaba el madrileño, pues cuando por fin logró mantener una continuidad, el pasado 7 de marzo sufrió un desgarro muscular, más concretamente una "rotura de grado 2 en el recto anterior del muslo derecho", la cual le ha tenido alejado de los terrenos de juego el último mes.

Esos cinco partidos que se ha perdido Carvajal han coincidido con el último de Santiago Solari como técnico del equipo y los cuatro primeros de Zinedine Zidane tras su regreso. Y es que la vuelta del francés al banquillo merengue ha traído consigo un halo de esperanza al madridismo, el cual sueña con volver a las grandes gestas de las pasadas temporadas.

Dani Carvajal, durante un entrenamiento del Real Madrid

Precisamente en estos éxitos tuvo un especial protagonismo Carvajal. Y es que, con su regreso, Zidane se reencuentra con uno de sus 'favoritos' en el Real Madrid. No en vano, el galo ha sido el entrenador que más partidos ha dirigido al lateral diestro: un total de 101 encuentros en los que el madridista firmó un gol y 23 asistencias. 

Un único gol, por cierto, que supuso un título más en el extenso palmarés del Madrid, de Zidane y del propio Carvajal: la Supercopa de Europa de 2017, en la que el conjunto merengue se impuso al Sevilla por 3-2 gracias a un golazo de Marco Asensio, un agónico tanto en el descuento de Sergio Ramos y la citada diana de Carvajal en la prórroga, la cual dio el triunfo a los blancos.

Carvajal ha sido uno de los hombres clave de Zidane en su primera etapa como entrenador del Real Madrid, la cual se saldó con una Liga, tres Champions League consecutivas, una Copa del Rey, dos Supercopas de Europa, una Supercopa de España y dos Mundiales de Clubes.

Sin recambio

De hecho, la etapa de Zidane está también marcada por una incesante búsqueda de un recambio para Carvajal. Se intentó primero con Danilo, quien llegó procedente del Oporto y, tras dos temporadas sin brillar, se marchó al Manchester City.

Su lugar lo ocupó un joven Achraf Hakimi que acabó saliendo el pasado verano rumbo al Borussia Dortmund por medio de una cesión de dos años. Llegó Álvaro Odriozola procedente de la Real Sociedad. El vasco ha cumplido las expectativas, pero por fin Zidane podrá disfrutar de uno de sus jugadores emblema. De una de las figuras del madridismo por su pundonor y amor por la camiseta. Del que está destinado a ser el futuro capitán del club. En resumidas cuentas, de Dani Carvajal.

[Más información: El once del Real Madrid ante el Leganés]