Pese a que todavía no ha terminado la temporada, el Real Madrid ya tiene los ojos puestos en la siguiente campaña. La 2018/19 se ha saldado de la peor manera posible para el conjunto blanco, eliminado en octavos de final de la Champions League a manos del Ajax de Amsterdam, en semifinales de la Copa del Rey frente al FC Barcelona y sin opción alguna a disputar La Liga.

Noticias relacionadas

Zinedine Zidane volvió al banquillo que únicamente nueve meses atrás había dejado en manos de Julen Lopetegui -quien a su vez fue sustituido por un Santiago Solari que no mejoró los resultados-. El técnico francés insufla ese optimismo que invita al madridismo a soñar con una nueva gesta del equipo que logró tres Champions consecutivas.

Pero para ello, el Real Madrid deberá realizar varios cambios en su plantilla, y algunos de estos tendrán lugar en la zona ofensiva, una de las más importantes del equipo. Actualmente el club cuenta con seis atacantes propiamente dichos: Gareth BaleLucas VázquezKarim BenzemaMariano DíazVinicius Junior y un Marco Asensio que puede desenvolverse tanto en esta zona como en el centro del campo.

Bale se lamenta de una ocasión desaprovechada REUTERS

Altas y bajas

Bale tiene pie y medio fuera del club, mientras que el futuro de Lucas Vázquez y Mariano es actualmente una incógnita. Los únicos que tienen un puesto garantizado para la próxima temporada son un Benzema en estado de gracia y Vinicius, la gran esperanza del madridismo de aquí a pocos años. Por su parte, Asensio parece haber convencido a Zidane, quien está dispuesto a recuperarle para la causa.

En cuanto al capítulo de llegadas, Rodrygo es un fichaje ya confirmado. La perla del Santos se incorporará este mismo verano y sus opciones pasan por pelear por un puesto o marcharse cedido. El Castilla está descartado. Por otro lado, Borja MayoralRaúl de Tomás regresarán de sus respectivas cesiones. El primero no ha tenido regularidad en el Levante, mientras que el segundo ha sido el mejor jugador del Rayo Vallecano y podría ser probado en pretemporada.

Rodrygo celebra un gol con el Santos. Foto: Twitter (@SantosFC)

A esto hay que sumar el más que probable fichaje de otro delantero centro. Zidane quiere un nueve que compita con Benzema, y actualmente dos son las opciones prioritarias: Robert Lewandowski, habitual objetivo blanco y cuyo futuro en el Bayern Múnich está más en duda que nunca ante la probable llegada de Timo Werner, y Luka Jovic, la gran revelación del año en las filas del Eintracht Frankfurt.

Quien sí parece estar atado por el conjunto merengue es Eden Hazard, que será la guinda de una delantera bastante completa. Una en la cual Zidane vislumbra dos posibles esquemas de juego.

Lewandowski celebra un gol con el Bayern Reuters

Dos posibles esquemas

El primero pasa por mantener el habitual 4-3-3 utilizado desde los tiempos de Carlo Ancelotti. Aquí, Asensio pasaría a ocupar la banda derecha tras las bajas de Bale y Lucas, dejando el costado zurdo para Hazard. Benzema partiría en punta, mientras que Vinicius, Rodrygo y el delantero que llegue serían los tres suplentes. Unos revulsivos de lujo.

Por otro lado, Zizou podría probar a jugar con Benzema y otro nueve. El francés ha demostrado rendir a la perfección como segundo punta, abriendo espacios y dejando balones perfectos para que un atacante voraz como en su día lo fue Cristiano Ronaldo se aproveche de los mismos.

De ser así, el galo pasaría a disponer al equipo mediante un 4-3-1-2, donde Hazard, Asensio o incluso Isco, quien también parece gozar de la confianza del técnico, actuarían como el teórico enganche. Tal sistema perjudicaría a Vinicius y Rodrygo, quien precisan de espacios en banda para desplegar su juego, basado en la velocidad. No obstante, las temporadas son muy largas y Zidane tendrá partidos de sobra para exprimir al máximo lo que promete ser una delantera temible.

[Más información: El Liverpool elige sustituto para Mané por temor al interés del Real Madrid]