Dos penaltis en una misma acción. Eso es lo que vio Mestalla en las jugadas protagonizadas por Álvaro Odriozola y Sergio Ramos. El colegiado del encuentro no señaló ninguno de ellos. El VAR entró a valorar lo sucedido y las imágenes no dejaron dudas. El balón impactó en el pecho del capitán del Real Madrid, no en su mano. La grada valenciana se volvió loca pidiendo un penalti que incluso el propio jugador más cercano a la jugada, Gayà, no pidió la infracción. 

Noticias relacionadas

En una primera parte dominada por el equipo dirigido por Zidane, está acción despertó a la grada, que en la siguiente jugada se lograba adelantar con un gol de Guedes. El capitán del equipo blanco mostró su enfado con el colegiado por tardar tanto en revisar una acción que claramente no había sido penalti. La grada y varios jugadores locales seguían presionando al árbitro, que desde el primer momento no señaló nada.

Las primeras ocasiones cayeron del lado blanco, pero los acercamientos más peligrosos eran obra de un Valencia que centraba sus ataques en las internadas por la banda izquierda del extremo portugués. En una de las acciones más polémicas se asoció con el lateral, que finalmente terminó con las protestas por los posibles penalti por mano, que ninguno era. 

El delantero del Valencia Rodrigo Moreno pelea un balón con Toni Kroos EFE

Una jugada clara

Nadie puede discutir sobre la doble acción que reclamó el cuadro valenciano. El colegiado acertó en las dos, ya que Odriozola tiene la mano totalmente pegada al cuerpo, mientras que el capitán del Real Madrid tiene los brazos separados, pero el balón le impacta en el pecho. Desde el primer momento los jugadores sabían que no había nada punible en la acción que ha ocurrido en el minuto 34. 

[Más información: Florentino Pérez completa su obra: de Valdebebas al nuevo Santiago Bernabéu]