El futuro de Mauro Icardi continúa siendo una incógnita. El proceso de renovación con el Inter de Milán está siendo largo y complicado. Los desencuentros entre una y otra parte han sido constantes. Algo que, además, ha trascendido a los medios, protagonizando un intercambio de golpes los directivos de la escuadra italiana con la agente del futbolista, Wanda Nara.

Noticias relacionadas

Su cláusula en estos momentos es de 110 millones de euros, pero el nuevo acuerdo entre ambas partes podría desencadenar una renovación a la baja, con la consecuente disminución de la cláusula de rescisión del delantero argentino. Según informa La Gazzetta dello Sport, el nuevo precio de salida de Icardi podría ser de 60 'kilos'. Una cifra muy asequible para los varios pretendientes que tiene el jugador.

En una de las últimas intervenciones públicas de la controvertida representante -además de mujer del futbolista-, Wanda Nara aseguró que estaban cerca de "firmar la paz" con los dirigentes del Inter de Milán. Además, también quiso dejar claro, en especial como mensaje a los aficionados nerazzurri, que "no es un problema de dinero" la diferencia que los separa del club.

Mauro Icardi lleva sin jugar con el Inter desde el pasado 9 de febrero. Pero ha entrado en la lista de convocados proporcionada por Spalletti para medirse al Génova y el técnico ha anunciado que entraría, incluso, en el once titular. Esto no hace cambiar la complicada situación que vive el delantero. Pasando de un rol de innegociable a un segundo plano, después de firmar unos de los mejores números del Viejo Continente la campaña pasada.

A tiro del Real Madrid

El argentino ya sonó para reforzar las filas del Real Madrid en el pasado. Incluso se habló de una incorporación en el mercado de invierno ya durante la temporada anterior. Sin embargo, la operación no llegó nunca a cerrarse y ahora su nombre vuelve a salir a la palestra.

No es ningún secreto que el futbolista estaría encantado de jugar en el trece veces campeón de Europa, pero su nombre se había caído de la lista de objetivos prioritarios en los últimos meses. Este posible nuevo precio de 60 millones de euros podría ser interesante para los blancos, que conseguirían así a un delantero top por un montante de lo más económico.

Esta estrategia de rebajarle la cláusula de rescisión no deja de ser desconcertante, ya que sería más normal que mantuviesen la actual, pero que accediesen a una venta por un precio menor a lo largo de una negociación. Por el momento, habrá que esperar para saber cuáles son los siguientes movimientos de club, jugador y representante.

[Más información: De Neymar a Pogba: todos quieren fichar por el nuevo Madrid de Zidane]