En junio de 2011 el Real Madrid se hizo con los servicios de un joven defensa del Lens. El central, de solo 18 años, llegó a cambio de 10 millones de euros recomendado por Zinedine Zidane. Su nombre era desconocido para el aficionado medio, pero Raphaël Varane (Francia, 25 años) conquistó rápidamente al madridismo y a José Mourinho, técnico blanco por aquel entonces. 

Noticias relacionadas

Ahora, y cuando cumple su octava temporada en el club, el francés ha tomado la firme decisión de abandonar el Real Madrid. Varane ha sido una de las piedras angulares de las cuatro Champions que ha levantado el equipo merengue en los últimos cinco años y acumula un total de 16 títulos durante su etapa en la capital de España.

Además, Varane se ha proclamado en 2018 campeón del mundo con Francia y ya es uno de los capitanes tanto de la selección gala como del equipo blanco. Hace unas semanas saltó la noticia de que quería abandonar el Real Madrid y el defensa decidió echar más leña al fuego al no desmentirlo públicamente cuando fue cuestionado sobre ello.

En realidad, la decisión la tiene tomada desde hace tiempo y no ha sido una sorpresa en las oficinas del Santiago Bernabéu. Sin embargo, en la entidad presidida por Florentino Pérez confían en que Zidane sea capaz de convencer a su compatriota y finalmente continúe la próxima temporada vestido de blanco. 

Quiere firmar un gran contrato

El primero de los motivos por los que Varane ha decidido abandonar el Real Madrid es que quiere ganar más dinero. Actualmente cobra alrededor de los seis millones de euros netos por temporada, una cifra que podría hasta duplicar si acabara en el PSG o en el Manchester United. El representante del central es su hermano, Anthony, y ya se ha encargado de poner al jugador en el mercado.

Varane termina contrato en el 2022 y con una cláusula prohibitiva, la única opción para que salga es que haya un acuerdo con el Real Madrid. Por su parte la entidad merengue no quiere que se marche, aunque en ningún caso lo haría por menos de 100 millones de euros. Tal y como está el mercado, Lucas Hernández ha sido traspasado al Bayern por 80 'kilos', el club que quiera al internacional galo deberá convertirle en el defensa más caro de la historia. 

La falta de motivación

El francés cree que ha cumplido una etapa en el Real Madrid. Después de ganar todos los títulos posibles y tras cumplir ocho años en la 'Casa Blanca' desea tener nuevos retos en otro equipo. También está tentado por ir a otro club en el que no tenga tanta presión externa como en el Real Madrid. 

Zidane y Varane, en un partido del Real Madrid EFE

Además, a Varane le gustaría conocer otra liga como la inglesa. Es por ello que el Manchester United podría tener ventaja respecto al PSG, aunque el defensa tiene claro que quiere ganar otros campeonatos diferentes al español. 

El deseo de ser un líder

En el Real Madrid el jefe de la defensa, y del vestuario, es Sergio Ramos, por lo que el rol de Varane es secundario. El galo cree que a sus 26 años merece galones de estrella, algo que no es incompatible con el agotamiento que sufre con la presión mediática que se vive en el club blanco ya que ese liderazgo que desea es de puertas hacia dentro. 

El reconocimiento de estrella es algo que puede estar ligado a su deseo de mejorar su salario. Actualmente su salario es muy inferior al que cobran Ramos y Marcelo, sus compañeros en la zaga merengue. Este pretensión por salir de Varane puede ocultar una técnica de negociación para mejorar su contrato, algo que deberá averiguar e intentar solucionar Zidane en los dos meses que restan de temporada. 

[Más información: Zidane, clave del futuro de Varane en el Real Madrid]