Zinedine Zidane, actual entrenador del Real Madrid, concedió una entrevista a la recién creada plataforma OTRO. En ella, el francés repasó su etapa como futbolista, desde sus inicios hasta todo lo que tuvo que hacer para llegar a donde llego. Y es que a día de hoy se le sigue considerando como uno de los mejores jugadores de la historia.

"Yo lo tuve claro desde el principio. Mi único deseo era jugar al fútbol. Pero tuve dificultades en la escuela y mis padres nunca me regañaron. Yo sabía muy bien que no tenía una actitud ideal. Entonces un día ellos me dijeron: 'Sabemos que tienes algo en mente, así que haz lo que quieras'. Una vez que obtuve el permiso de mi padre y de mi madre, me centré en darlo todo para conseguir lo que quería. Al llegar a Cannes vi a esos profesionales entrenar y me dije: 'Quiero hacer esto'", comenzó explicando.

"A partir de ese momento hice todo para convertirme en el mejor. Descansé bien, no hice el idiota alrededor de los bares, sólo bebía agua y realizaba estiramientos. Di todo para convertirme en el mejor jugador posible, tenía que hacerlo a toda costa. Así es como haría a mis padres felices, porque era mi vida, pero también lo hice para que ellos se sintieran orgullosos", continuó.

La volea de Zidane en Glasgow

Finalmente, Zidane afirmó que "antes para poder jugar tenías que ser bueno. No era tan simple como hoy. Ahora si saben que tienes algo de talento te dan la oportunidad rápidamente. En esos momentos, para hacerte notar, primero debías demostrar que eras diferente a todos, porque en ese momento había un número limitado de jugadores, tal vez uno o dos jóvenes por equipo. Hoy no, todo ha evolucionado, va mucho más rápido, y en lo que respecta a los jugadores ya no tienen miedo de cometer errores".

[Más información: Zidane, la baza del Real Madrid para convencer a Varane]