En plena planificación de cara a la próxima temporada, varias son las incógnitas que rodean al Real Madrid en lo que al mercado de fichajes se refiere. Sin embargo, hay una línea cuyo destino parece, salvo sorpresa, decidido: la zaga.

Noticias relacionadas

El conjunto blanco cuenta actualmente con cuatro centrales. Tres de ellos, Sergio RamosRaphaël VaraneNacho Fernández, son indiscutibles, aunque la continuidad del francés está en duda. Además, se ha certificado el fichaje de Eder Militao para la próxima temporada, lo que aprieta aún más la situación del cuarto defensor en cuestión: Jesús Vallejo.

Y es que, si hay algo claro a día de hoy, es que el zaragozano no continuará como jugador merengue la próxima temporada. Pondrá fin así a etapa de dos años marcada por las lesiones y la decepción personal más absoluta. Todo comenzó en el verano de 2015, cuando el Madrid hizo oficial su fichaje a cambio de cinco millones de euros, pero dejándole cedido en el club donde se formó, el Zaragoza.

Jesús Vallejo. Foto: eintracht-frankfurt.de

Con condiciones para ser el central de la próxima década en España -no en vano era capitán de un histórico como el conjunto maño con tan solo 18 años-, la directiva merengue no quiso cortar su progresión y al año siguiente lo cedió al Eintracht de Frankfurt. Con el conjunto alemán solo se confirmaron las buenas sensaciones: 27 partidos, un gol, una asistencia y consolidado como uno de los mejores de la Bundesliga en su puesto.

El calvario de las lesiones

En ese momento, verano de 2017, el Madrid decide finalmente incorporarle a sus filas como cuarto central. Fue ahí donde comenzó la pesadilla de Vallejo. En su primera temporada como merengue tan solo pudo jugar doce partidos. En esa campaña comenzó su calvario con las lesiones: hasta 78 días permaneció de baja -lo que supuso perderse 19 partidos- por diversos problemas musculares.

Comenzada la temporada 2018/2019, Vallejo esperaba poder revertir su situación, pero esta solo fue a peor. A falta de diez jornadas de La Liga, el defensa únicamente ha disputado tres partidos, y en uno de ellos apenas jugó dos minutos. Nuevamente, los problemas físicos fueron su pesadilla. Una lesión muscular y dos de muslo prácticamente seguidas que le mantuvieron alejado de los terrenos de juego 99 días.

Unas cifras que sin lugar a dudas asustan, y que han cortado por completo es progresión que tanto ilusionaba...o quizá no. Lo cierto es que, pese a sus problemas con el club blanco, Vallejo no ha dejado de contar para la selección española. Es capitán y pieza indiscutible en la Sub21, e incluso ha llegado a ser convocado con la absoluta.

Vallejo, en un partido del Real Madrid

Precisamente fue vistiendo la camiseta de las categorías inferiores del conjunto nacional donde se pudo ver el último encuentro disputado por Vallejo. Un amistoso ante Rumanía Sub21 donde el aragonés disputó toda a primera parte, siendo sustituido al descanso por Jorge Sáenz y sin problemas físicos de por medio. Volvió a llevar el brazalete de capitán y dejó esas buenas sensaciones que tanto anhelaba. 

Con tan solo 22 años, Jesús Vallejo tiene todavía futuro de sobra para volver a brillar como lo hizo hasta hace bien poco. En el Madrid lo tiene imposible, pues, pese a que finalmente se certifique la salida de Varane, los blancos ficharían a otro zaguero -suenan nombres tan importantes como Milan SkriniarVirgil Van DijkMario Hermoso-.

Por ello, los planes del zaragozano van por otro lado. La idea es bien clara: lograr aprovechar al máximo las presumiblemente pocas oportunidades que disponga de aquí a final de temporada para demostrar todo su nivel y llamar la atención de más pujantes. Un buen destino que le garantice minutos y al que pueda llegar en calidad de cedido o con opción de recompra, y así, quién sabe, volver en un futuro al Madrid. Pero esta vez, para triunfar.

[Más información: Ramos a Vallejo: "Pronto te llegará esa suerte que mereces, estamos contigo"]