El Real Madrid regresó a los entrenamientos este lunes, después de los días de descanso tras el último partido de Liga, el primero de la segunda etapa con Zinedine Zidane ocupando el banquillo merengue. El entrenador francés no pudo contar con los internacionales, pero sí que en parte de la sesión vio en acción a Marcos Llorente. El mediocentro cayó lesionado a principios de año y cuando ha estado a punto de volver, ha vuelto a recaer.

Noticias relacionadas

El canterano blanco completó parte del entrenamiento con el grupo, para continuar con la recta final de su recuperación en solitario en Valdebebas. Llorente estará, si nada se tuerce, listo para el regreso de la competición doméstica tras el parón los compromisos internacionales. Su vuelta junto a sus compañeros ha estado supervisada bajo la atenta mirada de Zidane, con quien ya coincidió en el pasado en el club.

Todo empezó cuando Marcos Llorente salió cedido al Alavés, después del buen rendimiento que había demostrado en el Castilla, al que también entrenó Zizou. El centrocampista se convirtió en una de las revelaciones de LaLiga y desde el Santiago Bernabéu, tanto el club como el técnico galo, decidieron que era el momento de su regreso. Llorente fue visto entonces como el recambio perfecto para Casemiro.

El rol defensivo del canterano le hacían perfecto para dar descanso al internacional brasileño. Sin embargo, durante la 2017/2018, sus números fueron para olvidar. Sí que llegó a superar la barrera de los mil minutos, con 1.063' disputados entre todas las competiciones, pero su papel fue poco más que testimonial, siendo tan solo importante en la Copa del Rey.

Marcos Llorente, robando un balón al Girona REUTERS

En total, con Zidane a los mandos del primer equipo, Marcos Llorente jugó 20 partidos la pasada campaña, 13 de ellos en La Liga. De estos en tan solo cinco fue titular. Cinco de 38 encuentros que se disputan en total a lo largo del campeonato nacional. La salida del entrenador francés provocó un antes y un después para muchos, también para el '18' blanco.

Tres comienzos, una misma temporada

Con Julen Lopetegui continuó con un sitio en el primer equipo, aunque no fue hasta la llegada de Santiago Hernán Solari cuando comenzó a ser de verdad importante en el sistema del equipo merengue. En la presente campaña aún no ha superado los minutos de la anterior, con 920', pero todo se debe a la lesión que truncó su mejor momento como profesional.

El centrocampista se ganó un hueco en el equipo titular del Real Madrid con la lesión de Casemiro. Pero aunque el brasileño se recuperó, Llorente siguió en el once hasta que cayó lesionado. Su momento más dulce fue durante el Mundial de Clubes, cuando fue elegido MVP en la final. Desde entonces mucho trabajo para regresar a la dinámica de grupo.

Después de tener un nuevo inicio con Lopetegui en el Real Madrid, luego con Solari, ahora le llega otro examen que superar con Zinedine Zidane a los mandos. Diez partidos en los que debe mostrar esa versión con la que se metió a todo el madridismo en el bolsillo a finales de 2018, pero también con la que llegó a poner en duda la titularidad de un Casemiro que había sido innegociable durante las últimas temporadas junto a Luka Modric y Toni Kroos.

[Más información: Marcos Llorente, el ejemplo a seguir del Real Madrid]