Nuevos aires corren por la casa blanca. La llegada de Zinedine Zidane ha supuesto que equipo y afición recupere la sonrisa, especialmente lo han hecho algunos de los futbolistas señalados a lo largo de los últimos meses. En el primer partido de la nueva era, el técnico francés apostó por un once titular con varias, e importantes, novedades. Bien es cierto que jugadores como Vinicius Júnior o Lucas Vázquez están lesionados y Casemiro, sancionado.

Con estas bajas daba inicio la segunda etapa de Zidane como entrenador del Real Madrid. El míster galo quiso ser fiel a su discurso en los días previos al partido frente al Celta de Vigo y escenificó que todos comenzaban cero con él con su equipo titular. Keylor Navas, bajo los tres palos; Marcelo por Reguilón; Isco, en el centro del campo y Gareth Bale como acompañante en el ataque de Marco Asensio y Karim Benzema.

Muchas miradas estaban puestas en el malagueño. El de Arroyo de la Miel no era titular en La Liga desde el pasado mes de octubre, con Julen Lopetegui como entrenador. Fue en El Clásico en el que un Barcelona sin Messi pasó por encima del Real Madrid. Desde entonces suplencias, lesiones y partidos sin disputar ni un solo minuto fueron la tónica habitual del '22' blanco. Su futuro se teñía cada vez más de negro, pero el regreso de Zinedine Zidane le abre una puerta a la esperanza.

Isco no tuvo un papel protagonista en el partido hasta que llegó su momento pasada la hora del choque. El destino quiso que fuese precisamente él quien marcase el primer gol de la segunda etapa de Zizou en el banquillo del Real Madrid. Un gol que llegó seis meses y un día después del último tanto que marcó el mediapunta malagueño en La Liga. Y es que desde la cuarta jornada del campeonato doméstico, el 15 de septiembre de 2018, ante el Athletic no veía puerta el futbolista.

Isco, a pase de Benzema, marca el primer gol del Madrid al Celta REUTERS

Un gol también importante porque encarrilaba el partido hacia una victoria. Un triunfo en el Santiago Bernabéu, algo que no se veía desde hace cuatro partidos en el coliseo madridista, ya que los últimos cuatro duelos del equipo blanco en casa acabaron con derrota para los merengues. El tanto, además, llegó con suspense, ya que el VAR tuvo que certificar que Benzema no estaba en fuera de juego en el inicio de la acción.

Primer cambio

Isco fue el elegido por Zidane para salir del terreno de juego en primer lugar. En su lugar entró Dani Ceballos, pero las cámaras dejaron a un lado lo que sucedía en el verde para centrarse en la banda. Allí, Zizou y el jugador se fundían en un abrazo que demuestra que el andaluz ha sido indultado poco más de una semana después de que fuese expedientado por el club a petición de Solari.

Con el entrenador argentino tan solo disputó 212 minutos de los 1.530 posibles en los nueve partidos de 17 que jugó en La Liga. Unos números que evidencian la complicada etapa que ha vivido Isco Alarcón en el Real Madrid con Santiago Solari como míster. Pero el ex del Málaga ha renacido y quiere volver a ser ese jugador importante que fue titular en las dos últimas finales de la Champions League.

Isco celebra su gol al Celta de Vigo REUTERS

Con Zidane como entrenador del Real Madrid, solo tres futbolistas han marcado más goles que Isco con la camiseta blanca. Ellos no son otros que Bale, Benzema y el ahora futbolista de la Juventus Cristiano Ronaldo. El '22' quiere más y el abrazo con Zizou solo es una muestra más de la admiración que existe entre ambos y también de lo importante que es el galo para este vestuario.

 

[Más información: Isco dedica el gol a Sara Sálamo y su bebé]