La segunda parte comenzó con más intensidad que lo visto durante los primeros 45 minutos. Primero Modric perforó la malla rival, para que este tanto fuese anulado por fuera de juego posicional de Varane. Pocos minutos después llegó el primer gol del Real Madrid. También tuvo su suspense, ya que el árbitro tuvo que esperar a que el VAR decidiese si Karim Benzema estaba en posición adelantada en el comienzo de la acción.

Isco, a pase de Benzema, marca el primer gol del Madrid al Celta REUTERS

Desde la sala del videoarbitraje corroboraron que el atacante francés se encontraba en posición legal, por lo que su pase a Isco tuvo el mejor acierto posible con el gol del de Arroyo de la Miel. A su vez, el '22' blanco celebró el gol de una manera especial, pues se lo quiso dedicar a su pareja Sara Sálamo y al hijo que ambos van a tener.

Así las cosas, el Real Madrid cogía aire tras una hora de partido con el marcador empatado a cero. Esto hizo que el conjunto de Zidane se viniese arriba y siguiese atacando con asiduidad el área del Celta para ampliar la ventaja. En el minuto 77, un magnífico pase de Marcelo se lo dejaba todo a favor a Gareth Bale para poner el 2-0, pese a que el balón golpeó en el poste antes de atravesar la línea de gol.

Morbo desde el inicio

La expectación en el Santiago Bernabéu fue máxima desde los compases iniciales, pues todos los focos estaban puestos en el regreso de Zinedine Zidane como técnico del Real Madrid, habiéndose llevado una gran ovación al anunciarse su nombre por la megafonía. Lo cierto es que el francés sorprendió a todos con su alineación titular, pero las cosas le han salido muy bien y se han metido la victoria en el bolsillo.

[Más información: El Real Madrid de Zidane ya gana con los perdonados Isco y Bale]