La marcha de Solari y la llegada de Zidane se ha convertido en la última oportunidad de Isco Alarcón (26 años) en el Real Madrid. El malagueño, que fue expedientado por el club, mantuvo una relación con altibajos con el técnico francés aunque terminó siendo titular en las dos últimas finales de Champions

Noticias relacionadas

Isco, que entrenó junto a Marcelo en el día libre que tenía la plantilla esta semana, quiere aprovechar la vuelta de Zidane y desea dar un vuelco a su situación en la plantilla. El centrocampista se ha visto obligado durante la presente campaña a pedir perdón en varias ocasiones a la plantilla por su actitud. 

Desde la marcha de Lopetegui y la llegada de Solari, el andaluz no ha sido titular en ningún partido de La Liga. Además, pasó a ser uno de los descartes habituales del argentino tras varios enfrentamientos que mantuvo con el ya extécnico merengue. 

Zidane, en su primera charla a la plantilla, ha afirmado que "no hay pasado, solo existe el futuro". También ha asegurado que todo los jugadores "comienzan de cero" y que no le importa las tensiones o roces que han tenido con los entrenadores anteriores durante esta temporada. Eso sí, también ha sido muy exigente y ha dicho que deben "ganar los once partidos que quedan". 

Este mensaje ha sentado bien a un Isco que en la actualidad tiene un pie y medio fuera del Real Madrid. El malagueño está dispuesto a echar el resto y convencer a Zidane en los dos meses que quedan de campaña. Sabe que su posición es complicada y que debe trabajar para ser un hombre importante dentro de la rotación del galo.

Examen final para Isco 

El club blanco hará una reconstrucción en verano y jugadores como Isco o Marcelo se juegan su futuro. El entrenador ha puesto el contador a cero, pero también ha sido claro a la hora de borrar todo lo bueno logrado durante los últimos años. El que quiere jugar tendrá que ganarse el puesto, independientemente de cómo se llame y de los galones que tenga. No habrá privilegios. 

Isco ha disputado solo 1.175 minutos en lo que va de curso, por los 2.957 en la pasada campaña. La vuelta de Zidane es un balón de oxígeno para el internacional español, pero también su última oportunidad en el Real Madrid. 

[Más información: De Marcelo a Isco: los reforzados con la llegada de Zidane al Real Madrid]