Mauro Icardi sigue en el ojo del huracán. El futbolista argentino no se entrena con el equipo desde que el pasado 13 de febrero le quitasen la capitanía. Unas molestias en la rodilla parecen ser las culpables de que no se le vea ya en el campo, sin embargo, en una resonancia magnética que el club le hizo para determinar el alcance de la lesión, no se vio nada extraño.

Noticias relacionadas

El próximo 17 de marzo se disputa el derbi de Milán y es una incógnita la presencia del delantero. Ante ello Wanda Nara volvió a hablar como todas las noches de domingo, en el programa Tiki Taka y afirmó no saber si jugará, pero declaró que "por supuesto" que quiere que esté ante el eterno rival.

Todos los focos la apuntan a ella y a su pareja como los causantes de la inestabilidad que hay en el club, algo de lo que se defendió la representante, ya que ellos son las víctimas, porque "en el Inter siempre es culpa de Icardi". De las acusaciones sobre la falsedad de la lesión del '9' fue tajante diciendo que "los médicos también lo dijeron".

Mauro Icardi, en un partido del Inter de Milán Reuters

Wanda puede ser el problema

Todos achacan que el gran problema y por lo que se está dando esta situación es Wanda Nara. Ella no lo ve así porque preguntó al Inter si su presencia en la televisión es un problemas "daría un paso atrás", desde el club dijeron que no por lo que seguirá hablando en los medios.

En varios medios italiano se contó que Perisic le había pedido explicaciones a Icardi por unas palabras de su mujer, algo que "no es cierto", porque siempre ha hablado "positivamente del Inter". 

El culebrón respecto a la situación del delantero argentino no parece tener un final cercano y todavía restan algunos meses hasta que se puedan resolver su situación, ya sea con una renovación o con su marcha en el próximo mercado veraniego.

[Más información: Nuevo revés para Icardi: podría operarse y perderse el resto de la temporada]