Segundo asalto entre Real Madrid y Barcelona en el Santiago Bernabéu en apenas 72 horas. El contexto esta vez es la pelea por La Liga y con las secuelas de El Clásico de Copa del Rey al rojo vivo. Muchas cuentas pendientes tras el choque del otro día y con los de Solari necesitados de una victoria que haga olvidar la dolorosa eliminación copera.

Noticias relacionadas

El Clásico carece esta vez de la tensión de jugárselo todo como el pasado miércoles, pero no le hace falta con el último aún coleando. Además, el Real Madrid se resiste a desengancharse de la lucha por La Liga a comienzos de marzo. Nueve puntos le separan del Barcelona, pero una victoria puede ser estímulo suficiente para plantar batalla mientras sea posible y, sobre todo, no decir adiós a otra competición en la misma semana.

El foco del partido estará en lo más comentado del choque de Copa: la falta de puntería del Real Madrid. El Clásico se decidió por las ocasiones que perdonó el conjunto blanco y que no lo hizo el Barcelona. Los de Solari contaron con más del doble de oportunidades, la mayoría de ellas generadas por el omnipresente Vinicius, pero Ter Stegen y la mala definición merengue evitaron el gol.

Con dudas en defensa y aferrados a Vinicius

Habrá varios cambios en el Real Madrid respecto a la Copa. Para empezar, Courtois relevará a un Keylor Navas que pudo haberse despedido con el 0-3 de la temporada y, quién sabe, si del Real Madrid. El belga deberá hacer un mejor papel que el tico que no paró ninguno de los tres tiros a puerta que realizaron los culés. En defensa sería un riesgo cambiar a Reguilón por Marcelo, el cual no aporta ahora mismo la misma seguridad. Muchas dudas respecto a Varane y, sobre todo, Sergio Ramos, duda de última hora por un golpe. Si falta alguno de los dos, Vallejo será la única solución de Solari ya que Nacho está sancionado.

Vinicius volverá a ser la gran amenaza del Madrid. Fue el mejor el miércoles y ni su poca puntería empañó una actuación soberbia a la que solo le faltó eso, el gol. Tendrá una oportunidad de oro para redimirse, como podría tenerla Bale, la gran novedad que puede preparar Solari respecto a la Copa. Lucas Vázquez aportó equilibrio defensivo, pero se echó en falta más pólvora arriba, la que podría sumar Bale ahora desde el inicio. El galés, que pasó inadvertido en el último Clásico, ha de dejar atrás todas las polémicas con su actitud.

El Barça de Ter Stegen, esperando a Messi

En el Barcelona no pueden volver a agarrarse al perdón del Madrid. Suárez fue letal, pero en la última zona del campo no se vio a un conjunto culé con muchas soluciones. Dembélé estuvo intermitente, aunque acertado, y Messi pasó de largo por el Santiago Bernabéu. La apuesta en el centro del campo y en defensa será la misma con el objetivo de taponar las ofensivas de Vinicius cuanto sea posible. Sin el toque de antaño y aferrados a un portero decisivo y a la buena puntería, esta vez solo eso podría no ser suficiente para los culés.

Un alivio para el Madrid o un golpe final del Barcelona al eterno rival. El Clásico que puede dar aire a Solari o sentenciarle prácticamente para el próximo curso. Muchos jugadores también pueden definir su futuro en un duelo que puede cambiar las tornas si el Barça gana. Desde hace 87 años el Madrid siempre ha ido con la delantera, pero el historial de Clásicos llega empatado tras el último choque.

Real Madrid - FC Barcelona

Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, S. Ramos, Reguilón; Modric, Casemiro, Kroos; Bale, Benzema y Vinicius. -posible once inicial-.

FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Lenglet, Piqué, J. Alba; S. Roberto, Busquets, Rakitic; Messi, Suárez y Dembélé. -posible once inicial-.

Hora: 20:45 - Movistar Partidazo / EL BERNABÉU.

Árbitro: Alberto Undiano Mallenco (Colegio Navarro).

Información: Partido correspondiente a la jornada 26 de La Liga que se disputará en el Santiago Bernabéu (Madrid, España).

[Más información: Horario internacional y dónde ver El Clásico entre Real Madrid y Barcelona]