La Copa del Rey ha asestado el primer duro golpe al Real Madrid esta campaña. Desde el vestuario blanco se aspiraba a volver a ganar una competición que no se llevan desde la 2013/2014 con Carlo Ancelotti en el banquillo.

Los números en el torneo del KO hacían soñar al conjunto merengue, pero la falta de acierto contra el Barcelona en el Santiago Bernabéu ha provocado que los madridistas se queden sin la final del Benito Villamarín.

Los de Santiago Solari aún permanecen vivos en La Liga y en la Champions League. En la primera se encuentran a nueve puntos del Barça, pero, dependiendo de lo que pase en El Clásico del próximo sábado, el campeonato doméstico podría quedar más abierto de cara al final del curso.

Mientras que en la máxima competición continental, el Real Madrid debe aún enfrentarse al Ajax de Ámsterdam en el duelo de vuelta de los octavos de final tras el 1-2 de la ida. Con este escenario, y aunque los balances se hacen al final de la temporada, hay varios nombres propios que tienen un suspenso en lo que va de 2018/2019.

Futuros que son una incógnita, promesas que no acaban de explotar, veteranos acomodados o incorporaciones que no han dado el rendimiento que se esperaba de ellos al comienzo del curso.

Gareth Bale, se lamenta por una ocasión fallada EFE

Gareth Bale

La temporada pasada el Real Madrid puso un broche de oro al año ganando La Decimotercera frente al Liverpool en Kiev. En aquel encuentro, Gareth Bale fue el MVP con un doblete que valió 'La Orejona'. Para el recuerdo la chilena que puede ser, con permiso de la volea de Zinedine Zidane, el mejor gol de la historia de las finales de la Champions League.

Fue en Kiev donde pidió paso para convertirse en el buque insignia del club. Una vez Cristiano Ronaldo puso rumbo a la Juventus, el rol de jugador estrella quedaba libre, pero Bale no ha sabido recoger el guante.

El extremo galés ha firmado un rendimiento de lo más irregular, con algún tiempo de baja por lesión que ha vuelto a poner de relieve la etiqueta que muchos le impusieron de 'futbolista de cristal'.

Durante el Mundial de Clubes volvió a erigirse como líder cuando se jugaba un título, pero la apatía demostrado en momentos puntuales del curso, así como su falta de protagonismo en los momentos que el Real Madrid más lo ha necesitado, han vuelto a condenar a un futbolista que tiene unas condiciones naturales extraordinarias.

Sus 13 goles y 5 asistencias en 32 partidos no son suficientes para lo que se espera de un jugador de su talla.

Asensio, en el Santiago Bernabéu EFE

Marco Asensio

Mismos partidos que Gareth Bale, pero más de 400 minutos menos colocan a Marco Asensio como un suplente habitual en el conjunto blanco. Hasta el momento, el mallorquín ha firmado 5 tantos y 5 asistencias, unos números que dejan al futbolista llamado a ser el futuro del Real Madrid tocado. A sus 23 años, la presente temporada estaba llamada a ser la de su confirmación, pero nada más lejos de la realidad.

El bajo nivel mostrado por Asensio le ha relegado a un segundo plano a las órdenes de Solari. Ha tenido varias oportunidades para salir del cascarón, pero todavía no ha sabido aprovecharlas.

En el club siempre han mostrado su confianza en el futbolista de cara al futuro. Pero el tiempo pasa y el reloj corre en su contra. Muchos antes que él se quedaron como 'eternas promesas', una maldición que debe dejar atrás el balear.

El propio Cristiano le colocó como el favorito para sucederle. Pero aún queda mucho camino por recorrer para que ese momento llegue. Esta campaña, Asensio ha visto como tanto Lucas Vázquez como Vinicius Júnior le adelantaban.

Actuaciones como las que firmó el pasado año ante el PSG o este mismo curso frente al Melilla son las que se espera de él de una forma más regular.

Isco Alarcón

El caso más preocupante en la casa blanca es el del mediapunta malagueño. Isco siempre ha tenido que remar contracorriente desde su desembarco en el Santiago Bernabéu. Pero consiguió convencer a Zidane y también fue importante en la etapa de Julen Lopetegui como técnico madridista.

Sin embargo, con Solari no ha encontrado el feeling y su situación parece ser, prácticamente, irreversible. Desde que el argentino fuese nombrado como sucesor de Lopetegui, Isco Alarcón ha tenido siempre un rol de actor secundario.

Tan solo tres titularidades y partidos en los que se quedó fuera por decisión técnica como ante la Roma en la Champions o contra el Barcelona en el pasado duelo de semifinales de la Copa del Rey.

1.161 minutos es un pobre balance para el de Arroyo de la Miel, quien ha marcado en este tiempo 4 goles y ha repartido 1 asistencia. Pero, además, su bajo nivel en el trabajo diario sumado al que ha protagonizado en los partidos cuando ha disfrutado de tiempo de juego le colocan como una de las mayores decepciones de la temporada en el Real Madrid.

Marcelo se lamenta durante el Real Madrid - Levante Rodrigo Jiménez Agencia EFE

Marcelo

Un episodio similar al de Isco es el que está viviendo Marcelo. El segundo capitán merengue se había convertido en un pilar del equipo. Ni Coentrao ni Theo Hernández habían logrado apearle del once titular, pero un joven como Sergio Reguilón ha demostrado que nadie puede dormirse en un club de la exigencia del Real Madrid.

El lateral brasileño no ha encontrado su nivel en todo el año. Fallos en defensa, que otras temporadas había suplido con un balance ofensivo sobresaliente, pero que este curso no ha sabido subsanar con nada.

Sus últimos partidos como titular en Champions o en Liga acabaron con derrota para los blancos, mientras que Reguilón sigue acumulando victorias cada vez que es de la partida en estas dos competiciones.

Su caso es distinto al de Isco en especial por un detalle: su implicación. Marcelo siempre está enchufado en el banquillo y también da la cara ante los medios de comunicación. Él mismo sabe que está lejos de su mejor nivel, pero eso no impide que se enfade cuando se pierde y que celebre como el que más los triunfos aunque no sea protagonista.

Mariano

El delantero hispano-dominicano llegó al Santiago Bernabéu sobre la bocina durante el pasado mercado estival. Estuvo cerca de abandonar el Olympique de Lyon para recalar en el Sevilla, pero la entrada en el juego del Real Madrid acabó con el resultado del ariete de vuelta al club en el que creció como futbolista. Sin embargo, sus ganas de hacerlo bien no se han traducido en minutos.

Mariano es uno de los jugadores menos utilizados en la 2018/2019. Tan solo 543 minutos divididos en los 17 encuentros que ha disputado. En estos, únicamente ha visto puerta en dos ocasiones: frente a la Roma allá por el mes de septiembre y contra el Alavés el pasado 3 de febrero. Cinco meses sin ver puerta es mucho tiempo para el delantero suplente de todo un Real Madrid.

Problemas musculares y también de ciática han dejado a Mariano Díaz en el dique seco durante 16 partidos. De ellos 4 fueron en la Copa del Rey, una competición que podría haberle servido como revulsivo para hacerse con un hueco más importante. Su futuro es una incógnita ya que en el club blanco buscan delantero y el próximo verano se avecina de lo más movido en Concha Espina.

Keylor Navas ve como Messi y Suárez celebran el gol del Barça REUTERS

Keylor Navas

Otro futbolista que tiene su futuro en juego es Keylor Navas. El internacional costarricense comenzó el curso alternando titularidades con Thibaut Courtois, pero una vez el ex del Chelsea se asentó en la disciplina madridista, también se hizo con un hueco en el once inicial. En especial todo cambió para ambos con la llegada de Santiago Solari al banquillo.

El portero tico ha acabado aferrándose a la Copa del Rey, pero tampoco ha sido aquí donde conseguirá el éxito después de la eliminación del equipo merengue a manos del eterno rival. Navas no ha aprovechado los momentos que ha tenido. En el pasado Clásico, el guardameta pudo hacer más en el primer gol de Luis Suárez y ahora su porvenir hasta el final de curso se tiñe muy oscuro.

La temporada ya empezó de forma complicada para Keylor, quien vio que además del fichaje de Courtois, perdía la Supercopa de Europa frente al Atlético de Madrid por 2-4. En total, el meta costarricense ha disputado 14 partidos, en los que ha encajado 15 dianas. La apuesta del club por el belga unida a la que se hizo por el joven Lunin ponen a Navas en una posición complicada.

Ceballos se lamenta durante el derbi EFE

Dani Ceballos

Dani Ceballos acabó la pasada campaña como el jugador de campo con menos minutos disputados con Zidane como entrenador. Era su primera temporada como futbolista del Real Madrid.

El club no dudó en hacerse con sus servicios después del rendimiento dado por el utrerano con el Betis. Así, en el verano de 2017 la vida del centrocampista cambiaba con su trayecto Sevilla destino a la capital.

Todo cambió para él con el adiós de Zinedine Zidane y la llegada de Lopetegui. El exseleccionador nacional confío desde el principio en Ceballos, así como lo hizo Solari tras la destitución del vasco el pasado mes de octubre.

Sin embargo, su efecto se ha ido diluyendo con el paso de las semanas. De ser uno de los recambios favoritos en cada partido o candidato a la titularidad ante los descansos de jugadores como Modric o Kroos, a comenzar a quedarse fuera.

Sobre todo preocupa su participación en el juego. El futbolista atesora mucha calidad, pero sus últimas apariciones no han obtenido el resultado que se esperaba. Más desaparecido que en los primeros compases de la campaña y con varios futbolistas por detrás de él que piden a gritos más oportunidades.

[Más información: Solari solo tiene dos balas en el Real Madrid]