La 'final' del Santiago Bernabéu arde para recibir a Real Madrid y Barcelona. Los dos eternos rivales se juegan un billete para la final de la Copa del Rey. Con el 1-1 de la ida, la eliminatoria está abierta.

Noticias relacionadas

En el Camp Nou ambos equipos se tantearon. Era la primera vez que Solari y Valverde se vieron las caras y tuvieron sus aciertos y sus fallos. Estudiado el rival y los puntos calientes de El Clásico, los dos entrenadores preparan cambios para sorprender al rival y sanar los errores cometidos.

La libreta de Solari

Reguilón para detener a Messi

Solari no se la volverá a jugar con Marcelo. En la ida, el brasileño fue el foco por el que llegó el peligro culé. Malcom le volvió loco, quien por cierto 'ha desaparecido' desde aquel Clásico. Reguilón aportará mayor fiabilidad defensiva, midiéndose cara a cara con Lionel Messi. Un reto mayúsculo pero para el que está más preparado. En Liga, sin tanta presión como en Copa, Marcelo podría volver a tener una oportunidad, quizás la última si las cosas no salen bien.

Reguilón durante el derbi madrileño EFE

Contención y posesión

El Real Madrid fue mejor cuando tuvo el balón en el Camp Nou. Si Modric y Kroos están bien, el equipo tendrá ventaja. De su nivel dependerán las aspiraciones blancas en un Clásico en el que la posesión ha cambiado de bando. El Barça, desde Guardiola, ha perdido la pelota ahora con el de los últimos años. También Casemiro, quien en la ida fue suplente, tendrá que hacer un trabajo importante en defensa, como lo hizo Marcos Llorente hasta que cayó lesionado. El canterano daba mayor fortaleza, la cual deberá proveer el brasileño contra Messi y cía.

El equilibrio con Lucas Vázquez

Es la sorpresa de Solari. Pese a que el enfado de Bale en el Ciudad de Valencia podría no conllevar represalias de Solari, el argentino se plantea si alinear a Lucas Vázquez. No como castigo a Bale, sino como necesidad. Lucas aporta un equilibrio que no da otro extremo de la plantilla. La duda seguirá hasta última hora, pero ya sea Bale o Lucas el elegido, el otro será el gran as de la manga que se guarde Solari en el banquillo para cambiar el partido.

La libreta de Valverde

El factor Messi

Messi es la gran novedad del Barça respecto al último Clásico y la esperanza culé. Messi llevará el peso del equipo y Valverde se agarra al argentino que él solo salvó el partido contra el Sevilla. Al '10' se le da bien el Santiago Bernabéu y será la primera vez que lo visite sin Cristiano Ronaldo enfrente. Este miércoles medirá su físico tras pasar por problemas durante todo febrero.

Messi y Dembélé celebran un gol con el Barcelona Reuters

Semedo y Sergi Roberto para frenar a Vinicius

Vinicius es la gran preocupación de Valverde y con razón. El brasileño fue el mejor del Real Madrid en la ida y quien más lo intentó de cara a puerta. Si las cosas le salen, el técnico azulgrana sabe que Vinicius les puede hacer un traje. Por eso quiere reforzar la banda derecha, donde Semedo se volverá a ver cara a cara con Vinicius, pero esta vez contará con la ayuda de Sergi Roberto en el centro del campo.

Dembélé, más peligro que Coutinho

Lo de Coutinho con el Barça recuerda a lo de Isco con el Madrid. Cada vez está más desaparecido y eso puede provocar que pronto empiece a agotar sus oportunidades con Valverde. Tras pasar inadvertido en la ida, para la vuelta está casi claro que Dembélé ocupará la banda izquierda. El francés se enfrenta a su mayor reto desde que está en la Ciudad Condal.

[Más información: Los jugadores que pueden decidir El Clásico de Copa]