Isco, en el entrenamiento del Real Madrid

Isco, en el entrenamiento del Real Madrid EFE

Fútbol REAL MADRID

La incógnita de Isco: contador a cero con Solari

El malagueño espera volver la próxima semana, pero tendrá que trabajar para labrarse la oportunidad que tanto ha reclamado.

La recuperación de Isco ha entrado en su fase final. Al malagueño le queda poco después de que este miércoles completara parte de la sesión de entrenamiento junto a sus compañeros. No lo hizo este jueves, pero no tardará mucho en estar disponible para Solari. Pero, la gran duda es, ¿qué le espera a su vuelta?.

Isco lleva lesionado desde el partido de Copa del Rey contra el Barcelona, en el cual no participó ni un solo minutos. Lo último que hizo fue 'denunciar' en redes sociales su difícil situación con Solari al mando, un gesto que no gustó ni al club ni al entrenador. Unas molestias en las cervicales le apartaron del equipo y seguramente evitaron que su confrontamiento con el entrenador fuera a más.

Si bien será difícil que vuelva este fin de semana contra el Levante, lo normal es que vuelva a estar disponible para los dos Clásicos que vienen la próxima semana y que pueden definir la temporada. La vuelta de Isco, en principio, no variará los planes de Solari y es que el malagueño sigue relegado a un segundo plano, pero, al menos, estará para cualquier urgencia.

Isco trabaja en solitario

Isco trabaja en solitario

La lesión en su espalda ha sido el colmo de Isco en su temporada más difícil en el Real Madrid. Su baja se sumó a todas las polémicas que ha protagonizado durante estos meses con Solari en el banquillo. Por ello se prevé que su situación no vaya a mejorar inmediatamente una vez se reincorpore al equipo. Sin embargo, con varios meses por delante de temporada, Isco tiene claro que lo que no puede hacer es tirarlos y luchar por una oportunidad.

Isco, como Marcelo con Solari

El caso de Isco guarda muchas similitudes con el de Marcelo, dentro de lo diferentes que son. Solari ha mostrado mayor confianza en el brasileño que en el internacional español, pese a que los dos han dado un bajón importante en su rendimiento. Lo de Marcelo solo se reduce a una cuestión de forma, mientras que lo de Isco también aboga en lo personal. Porque Marcelo, pese a estar a uno de sus niveles más bajos en el Real Madrid, ha mostrado actitud, como se le vio en el banquillo del Johan Cruyff Arena en la ida de la Champions League. Está comprometido y le está valiendo que Solari siga empeñado en recuperarle.

Trabajo y compromiso

La línea que marca Solari es la del trabajo y el argentino tiene claro que si ha de morir, lo hará fiel a sus ideas. El trabajo y el compromiso es la única puerta que le queda a Isco para ganarse una oportunidad por la que lleva reclamando mucho tiempo, pero por la que no está haciendo demasiado méritos, sobre todo fuera del campo.

Isco controla un balón ante Campaña en el Real Madrid - Levante

Isco controla un balón ante Campaña en el Real Madrid - Levante SUSANA VERA Reuters

La esperanza a la que se agarra Isco es al salto evidente que necesita dar la segunda línea del Real Madrid. El rendimiento del once de gala de Solari está siendo impecable y así se vio durante ocho jornadas consecutivas hasta la del Girona. Fue entonces cuando Solari decidió rotar para dar descanso a la mayor parte de sus titulares y el resultado no fue bueno. Isco, si vuelve en forma y mostrando actitud, es un gran añadido al banquillo blanco por el nivel que ha mostrado en los últimos años.

La relación entre Isco y Solari es, para muchos, irreconciliable. Es evidente que ambas partes van por caminos separados, pero los dos han de mirar por las aspiraciones del Real Madrid, que no son pocas. Isco vuelve a empezar de cero y tendrá que luchar, pero por delante se le presenta, quizás, su última oportunidad en el Real Madrid.

[Más información: Isco trabaja en solitario en el último entrenamiento del Real Madrid]