Karim Benzema se lamenta de una ocasión fallada ante el Girona

Karim Benzema se lamenta de una ocasión fallada ante el Girona

Fútbol REAL MADRID 1-2 GIRONA

El Real Madrid no madruga y pierde el tren de La Liga ante el Girona

El conjunto blanco tiró por tierra el buen hacer del último mes al dejarse remontar ante un Girona que logra su primer triunfo en 2019.

No hubo misa dominical en el Santiago Bernabéu, sino un (casi) funeral por La Liga. El Real Madrid desaprovechó un 1-0 en una segunda parte para olvidar y se marchó de vacaciones antes de la primera semana del año sin encuentro en martes, miércoles o jueves. Iba a ser un descanso feliz, pero ahora será una penitencia por la holgazanería de un equipo blanco que mandó en el marcador hasta que se le pegaron las sábanas en el descanso. [Narración y estadísticas: Real Madrid 1-2 Girona

Fue mejor el equipo de Solari hasta que Stuani empató de penalti. Después no hubo reacción y Portu finiquitó el encuentro. Castigo por dormilón a un conjunto merengue que ahora depende de que el Barça pinche el próximo fin de semana en el Sánchez-Pizjuán para volverse a ilusionar con La Liga antes de El Clásico del 2 de marzo. 

Real Madrid y Girona se veían las caras por cuarta vez esta temporada con un balance demoledor para los blancos que ya habían eliminado al conjunto catalán en la Copa del Rey y se habían llevado los tres puntos de Montilivi en La Liga. Solari aprovechó el encuentro para hacer rotaciones y dar descanso a hombres como Carvajal, Reguilón o Vinicius

Por su parte, el equipo de Eusebio Sacristán se presentaba en el Santiago Bernabéu sin conocer el triunfo en los últimos trece partidos. Los albirrojos, en su peor momento, se median a un Real Madrid completamente recuperado y en un gran nivel de forma como había demostrado ante Barcelona, Atlético y Ajax

El partido comenzó con un asedio blanco que se transformó en las primeras ocasiones. Asensio, muy activo, no acertaba con la definición y Bono se tuvo que emplear a fondo para sacar una pelota a Lucas Vázquez. El gallego se había hecho un autopase dentro del área, pero el guardameta del conjunto catalán reaccionó para sacar una mano imposible. 

Casemiro, el abrelatas 

El Girona no se amilanaba y también buscaba adelantarse en el marcador con Stuani. El uruguayo, que tuvo un uno contra uno con Courtois que había sido anulado por fuera de juego, probó de nuevo al portero con un fuerte disparo que fue despejado por el belga. El encuentro estaba bonito, pero le faltaba un gol y este llegó en el minuto 25.

Córner a favor del Real Madrid que despeja de puños Bono. Esto permite una segunda jugada de los blancos al llegar el balón a Kroos. El alemán, con clase y precisión, pone la pelota en el centro del área para que aparezca Casemiro y marque de cabeza. Perfecto el brasileño en los tiempos del remate, como si fuera un delantero centro convencional y reconvertido en un experto 'abrelatas', que firmaba su segunda jornada consecutiva marcando el primer tanto del partido. 

El dominio merengue fue creciendo con el paso de los minutos y Benzema se quedó a centímetros de hacer el segundo de los de Solari. El francés no llegó en el segundo palo a un gran centro de Odriozola y el Real Madrid se quedó sin romper definitivamente el partido. También rozó el gol Marcelo, con un derechazo que se fue lamiendo la escuadra, tras encontrar una autopista entre la zaga albirroja. 

Sin embargo, el Girona no se rendía y el resultado invitaba a los de Eusebio a sumarse al ataque en busca del empate. Granell, con un tiro raso y fuerte que se fue rozando el palo, inquietó por un instante al Santiago Bernabéu. El Madrid demostraba la solidez adquirida de los últimos encuentros, aunque la renta era demasiado corta y peligrosa para excesos de confianza. 

El Real Madrid se duerme y el Girona remonta

El guion se repetía en la segunda mitad con la superioridad merengue en todas las zonas del campo, pero sin lograr el ansiado segundo gol. Los minutos pasaban y el Girona crecía y asustaba, especialmente en un cabezazo de 'Choco' Lozano que sacó abajo Courtois y cuyo rechace envió a la grada Aleix García, que había entrado junto al hondureño en el descanso por Pere Pons y Pedro Porro, cuando tenía todo a favor para empatar. 

Solari se dio cuenta de que algo olía mal en el partido y sacó a Vinicius para despertar a un conjunto madrileño que comenzaba a sestear peligrosamente. Y es que los malos presagios se confirmaron cuando tras un tiro al palo del Girona, Sergio Ramos hizo una clara mano dentro del área tras remate de Douglas Luiz. Penalti y amarilla para el de Camas que se asegura, al menos, su presencia en El Clásico. 

Stuani no falló la pena máxima y al Real Madrid le entraban las prisas, ya que solo tenía 25 minutos por delante. Pero lejos de recuperarse, el conjunto de Solari estaba tocado tras el mazazo del empate. Ahora fue Portu el que, con un zapatazo, chocó el balón con la cruceta. Sufría más que nunca el equipo blanco, ya con Bale y Mariano sobre el césped para buscar el gol.

El árbitro pita mano de Sergio Ramos en el Real Madrid - Girona

El árbitro pita mano de Sergio Ramos en el Real Madrid - Girona REUTERS

Pero no fue el Madrid el que marcó el segundo, sino el Girona. Odriozola la pierde por su banda y Casemiro va con dudas al corte, esto lo aprovecha el conjunto albirrojo aunque Courtois realiza una nuevo paradón a Lozano. El rechace es de nuevo ganado por un jugador del equipo catalán, esta vez Portu, que se adelanta con la cabeza a un Marcelo demasiado lento. 

Al Real Madrid se le iba el tren de La Liga de nuevo, después de haberse subido a él en las últimas semanas. Solo Vinicius era capaz de poner en apuros a la defensa visitante, que vivía sus momentos más tranquilos de todo el encuentro. El final se acercaba y los de Solari no mostraban recursos futbolísticos para poder remontar. Todo quedaba para la épica, pero ni en eso era el día para los blancos. 

Portu celebra con los jugadores del Girona su gol al Madrid

Portu celebra con los jugadores del Girona su gol al Madrid REUTERS

Sergio Ramos vio la segunda amarilla por juego peligroso al intentar una chilena delante de Alcalá. Y ahí terminó el encuentro. La holgazanería del Real Madrid costó tres puntos ante un Girona que no ganaba desde el 5 de diciembre del pasado año. Otra vez, el conjunto blanco demostró que es una montaña rusa constante. Quizá preso también por un calendario que no le ha dado un respiro en el último mes. Ahora llegaba la primera semana sin compromisos hasta la próxima jornada de La Liga, pero el Real Madrid descansó antes de tiempo y vuelve a dar oxígeno a un Barça que ya sentía la presión. 

Real Madrid 1-2 Girona

Real Madrid: Courtois; Odriozola, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Ceballos (Mariano, 74'), Casemiro, Kroos; Lucas Vázquez (Vinicius Jr., 58'), Benzema, Asensio (Bale, 66').

Girona: Bono; Pedro Porro (Lozano, 46'), Ramalho, Alcalá, Juanpe, R. Carnero; Pere Pons (Aleix García, 46'), Douglas Luiz, Granell; Portu (Valery, 84') y Stuani.

Goles: 1-0, 26' Casemiro; 1-1, 65' Stuani (p.); 1-2, 75' Portu.

Árbitro: Cuadra Fernández (Comité balear). Amonestó a Lozano (48'), Alcalá (86'), Casemiro (88'). Expulsó por doble amonestación a Sergio Ramos (64' y 90').

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 24 de La Liga que se disputó en el Santiago Bernabéu (Madrid) ante 68.099 espectadores.