El Clásico está al caer. Este miércoles el Barcelona y el Real Madrid se medirán por segunda vez esta temporada aunque en circunstancias muy diferentes a la primera. Está vez lo que está en juego es un billete a la final de la Copa del Rey y ambos equipos han sufrido varios cambios desde que se vieran las caras en el Camp Nou a finales de octubre.

Noticias relacionadas

Este miércoles a las 21:00 horas es el momento en el que están citados culés y madridistas para ver colisionar una vez más a sus equipos. Sin embargo, las condiciones en que llegan ambos son diferentes. Esto es así ya que el Barcelona tendrá más de un día de descanso más que los blancos, que recibieron la visita del Alavés este domingo en el Santiago Bernabéu a las 20:45 horas. Mientras, los culés tuvieron ese día libre tras jugar -y empatar- contra el Valencia el sábado a las 18:30 horas.

¿Y si en vez de Messi es un madridista?

Los de Valverde llegan con más tiempo para preparar el partido y para descansar, una cuestión que se vuelve más clave todavía si se tiene en cuenta que Leo Messi salió tocado del choque del sábado y hasta ahora no se ha podido entrenar con sus compañeros. La duda sobre la presencia del argentino todavía se mantiene, pero si en lugar de un jugador del Barça, esto le hubiera pasado a uno del Madrid, lo hubiera tenido todavía más complicado estar disponible.

Messi, atentido por los servicios médicos del Barcelona en el partido de La Liga ante el Valencia Quique García EFE

Pero la cosa no acaba ahí y es que este lunes se conocían los horarios de la vuelta de la Copa del Rey y de la jornada 25 de La Liga, justo la que precede el choque copero en el Santiago Bernabéu, y la situación se vuelve a repetir. El Real Madrid no jugará hasta el domingo 24 ante el Levante a las 20:45 horas y el Barcelona lo hará el sábado a las 16:15 horas frente al Sevilla. 28 horas y 30 minutos más que tendrán los azulgrana para descansar o preparar el partido de vuelta que se jugará el miércoles 27 a las 21:00 horas.

Lo justo sería que ambos equipos tuvieran el mismo tiempo de recuperación para preparar la eliminatoria, al menos que sus partidos fueran el mismo día antes del choque, pero en los dos casos el Madrid es el perjudicado. Una decisión más de la organización presidida por Javier Tebas que atenta directamente contra los intereses del club blanco y que podría provocar una reacción de este, al menos solicitando igualar las condiciones para la vuelta.

Jordi Alba consuela a un lesionado Marcelo en El Clásico Enric Fontcuberta. Agencia EFE

Nada impide que el Madrid juegue el sábado 23

A primer vistazo no parece que hubiera algún problema para que el Real Madrid sí jugara el sábado 23 en lugar de domingo. La semana que precede al partido de Copa, el Barcelona afronta los octavos de Champions League frente al Lyon el martes, pero el Real Madrid (que juega en Europa el 13 de febrero contra el Ajax) descansa esa semana y no hay nada que impida que su compromiso liguero se adelante al sábado.

Las semis de Copa ya empiezan para el Real Madrid con un factor totalmente en contra y es que su rival tendrá dos días más en total para preparar los Clásicos coperos. Una ventaja clara gracias a las decisiones de LaLiga que, una vez más, vuelven a ir contra la entidad madridista.

[Más información: Los cinco duelos con más morbo de El Clásico]