El sorteo de semifinales de la Copa del Rey dejó una eliminatoria entre Barcelona y Real Madrid por un puesto en la final que se disputará en el Estadio Benito Villamarín el próximo 25 de mayo. El otro duelo enfrentará a Real Betis, que tiene la oportunidad de jugar un partido por el título en su estadio, y Valencia

El 6 de febrero se vivirá el primero de los tres Clásicos que se disputarán en menos de un mes. La última semana del mes, el Barça visitará el Santiago Bernabeú para la vuelta de la semifinales de Copa y tres días después, ya en marzo y en el mismo escenario, tendrá lugar el encuentro de La Liga correspondiente a la segunda vuelta.

Un maratón de Clásicos en 25 días que recuerda al vivido en 2011 con Mourinho y Guardiola en los banquillos. Lo cierto es que, desde que saliera la bola del Valencia y solo quedaran las de Madrid y Barcelona en el bombo, se han dicho muchas 'mentiras' y otras que se arrastran ya desde hace tiempo respecto a los duelos que enfrentarán a los dos mejores equipos del mundo. 

1º El Barça es favorito

El resultado del primer Clásico de la temporada en el Camp Nou invita a pensar que el conjunto de Valverde es claro favorito, pero es que el Real Madrid no es el mismo de entonces. Ya no está Lopetegui y los blancos se han reencontrado en enero con su juego y, sobre todo, con una condición física óptima. 

En un Clásico nunca hay favorito y menos si tenemos en cuenta que se disputarán tres en menos de cuatro semanas. Todo puede suceder y el Madrid está en el mejor momento de la temporada, igual que las últimas tres campañas cuando quedó campeón de Europa y batió todos los récords. 

2º Con el VAR no habrá polémicas

Se esperaba que la implantación del videoarbitraje terminara con los debates interminables e impartiera justicia. Sin embargo, solo unos meses después el resultado ha sido muy diferente. Aquel penalti no pitado sobre Vinicius y el, ya famoso, "todo ok, José Luis" han puesto en entredicho el criterio del VAR bajo el mando Clos Gómez

El excolegiado aragonés es considerado el más antimadridista del presente siglo. Solo hay que ver sus estadísticas contra los blancos y a favor de un Barcelona que nunca perdió con él como trencilla. Por su parte, los culés han sido claramente beneficiados por el VAR en lo que de curso.

3º Sin Cristiano, Messi no tiene competencia

Tras la salida de Cristiano Ronaldo del Real Madrid se afirmaba que Messi no tendría rival. Sin embargo, sobre todo en las últimas semanas, un excelso Benzema se ha encargado de liderar la reacción merengue.

Además del gran momento del francés, el equipo blanco tiene en Vinicius a su gran estrella del futuro. El brasileño se ha convertido, a sus 18 años, en uno de los titulares indiscutibles y la vuelta de Gareth Bale hace que el actual tricampeón de Europa pueda plantar batalla y ganar a un Barça con Messi. Sin el argentino, los azulgranas ganaron 1-5 en el Camp Nou, pero desde entonces, y con Solari en el banquillo, el Real Madrid ha crecido mucho. 

4º Solari no está preparado

Los exámenes de febrero serán los encargados de poner nota a Solari. El argentino llegó en un momento muy difícil, ganó el Mundial de Clubes y ha instaurado una meritocracia que le ha costado el puesto a Marcelo e Isco

Santiago Solari da órdenes a los jugadores del Real Madrid desde la banda REUTERS

El único lunar del técnico ha sido el comienzo del año, cuando los pinchazos ante Villarreal y Real Sociedad, con 'robo' del VAR incluido, frenaron la escalada del Real Madrid en La Liga. Sin embargo, ha mejorado mucho al equipo y se ha demostrado que ha sido un total acierto devolver a Pintus los galones para llevar la preparación física de la plantilla. Además, su experiencia como jugador hacen de Solari un entrenador sobradamente preparado para afrontar la trilogía de Clásicos. 

5º La Copa no importa

Cierto es que no será tan trascendental como si fuera una eliminatoria de Champions, pero estos duelos entre Barcelona y Real Madrid marcarán la temporada de ambos equipos. Los de Valverde, que veían a un rival hundido, podrían sufrir un nuevo varapalo antes de las eliminatorias definitivas de Champions. Por su parte, los blancos quieren vengarse del 1-5 en el Camp Nou y eliminar al conjunto culé daría más valor a la Copa.

El Real Madrid sabe que está a dos partidos de una final y, con La Liga muy difícil, se debe centrar en la competeción copera además de la Champions. Por su parte, el Barça quiere evitar un nuevo varapalo ante unos merengues que ya han visto muerto y resucitar los tres últimos años. 

6º El Madrid, peor calendario

Alavés, Barcelona, Atlético, Ajax, Girona, Levante, Barcelona, Barcelona y Ajax. Esos son los nueve próximos partidos del Real Madrid, sin embargo no lo tendrá más fácil el conjunto de Valverde ya que tendrá un calendario también repleto: Valencia, Real Madrid, Athletic, Valladolid, Lyon, Sevilla, Madrid, Madrid, Rayo y Lyon. 

Sergio Ramos ante Sergio Busquets EFE

Es cierto que los blancos tienen un derbi solo tres días después del primer Clásico, pero los azulgranas no pueden tampoco ahorrar energía ya que Valencia y Sevilla serán sus rivales antes de medirse a los de Solari. 

7º Menos tensión sin Mourinho ni Guardiola

Un Clásico al final siempre es un Clásico. En 2011 con Mourinho y Guardiola se vivió un maratón que tensionó la rivalidad al máximo. A pesar de que el portugués y el catalán ya no estén en los banquillos, la polémica seguirá presente.

Sergio Ramos y Piqué representan ese papel que el técnico portugués y su homónimo catalán dejaron con sus respectivas marchas. El culé no ha dudado nunca en atacar a los madridistas y aprovechar cualquier tropiezo para acorarse del eterno rival. Por su parte, el capitán blanco no se ha mordido la lengua, devolviéndole cada pulla con un 'zasca'. Con ambos jugadores en el campo, la tensión está servida.

[Más información: El Clásico, en semifinales de la Copa: el Barcelona, rival del Real Madrid]