El Real Madrid continúa con su inercia positiva y realizó un gran partido para derrotar a un Girona que se adelantó en el marcador y que se puso 2-2 en la segunda parte. Los blancos, liderados por un gran Sergio Ramos que logró un doblete, consiguieron finalmente un 4-2 que es muy importante de cara a acceder a las semifinales. [Narración y estadísticas: Real Madrid 4-2 Girona]

Entre el capitán y el buen momento de Vinicius y Benzema, el equipo merengue cuajó una nueva buena actuación. Lo del brasileño ya no es noticia, aunque no hay que olvidar que solo tiene 18 años y que, por ello, debe tener más mérito el rendimiento que está dando durante su primera temporada en el fútbol español. 

La Copa del Rey se ha convertido en un objetivo importante para el Real Madrid, por ello Solari no quiso innovar en el once ante el Girona. El argentino, con el Atlético eliminado y el Barcelona obligado a remontar al Sevilla, demostró con la alineación que va a por el título.

Las tres únicas novedades respecto al equipo del último fin de semana que se midió y ganó con autoridad al conjunto hispalense fueron Odriozola, Nacho y Marcelo. El brasileño volvía así a la titularidad después de que Reguilón le haya apartado del once en los últimos encuentros ligueros. Por su parte, Eusebio Sacristán sí dio descanso a sus dos hombres más peligrosos, Stuani y Portu, pensando quizá en el derbi contra el Barça del próximo domingo. 

Premio para el Girona con muy poco esfuerzo

Sin embargo, le saldrían bien los cambios al Girona que se adelantó en el marcador ya en el minuto 7. Raúl García se interna por el lado derecho de la zaga blanca y pone un centro para que 'Choco' Lozano remate a la red ante la pasividad de los defensas merengues. Gran mazazo para un Real Madrid que había entrado frío al partido. 

El duelo ganaría desde entonces en velocidad y electricidad. Con un ritmo frenético, el conjunto blanco buscaba el empate sabedor de que el tanto del Girona a domicilio tenía mucho peso en la eliminatoria. La primera gran oportunidad de los merengues estuvo en un disparo de Marcelo que rechazó Iraizoz. Era el preludio de lo que llegaría poco después.

Solo diez minutos después del gol de los de Eusebio Sacristán, una internada de Odriozola serviría para que Lucas Vázquez pusiera las tablas en el marcador. Benzema la pone al espacio y el lateral cede atrás para que el gallego anote el 1-1. No lo celebraron los jugadores del Madrid, que rápidamente se fueron a por la pelota y volvieron a su campo. Querían, y necesitaban, más. 

El empate agitó, aún más, a los de Solari que se lanzaron sobre la portería albirroja. Odriozola, muy activo en ataque, se quedó solo ante Iraizoz, aunque no pudo definir bien. El Madrid buscaba dar un nuevo golpe al Girona y Vinicius la tuvo antes de que se cumpliese la media hora. El brasileño, siempre desequilibrante, se coloca la pelota hacia su pierna derecha y su tiro con rosca sale rozando la escuadra. 

Los penaltis, Undiano y el VAR

Pidió el Santiago Bernabéu penalti en una jugada en la que Douglas Luiz toca por detrás a Modric. Undiano Mallenco y el VAR no señalaron nada para enfado de la parroquia madridista ante las decisiones arbitrales de las últimas semanas en las que ha salido claramente perjudicado. 

Aunque el colegiado navarro si señalaría, en el minuto 41, uno claro de 'Choco' Lozano sobre Vinicius. El hondureño se come el amago y derriba a la joven perla madridista. El encargado de tirar la pena máxima fue el de siempre, Sergio Ramos. Todo el mundo esperaba un nuevo 'Panenka' y el de Camas lo volvió a hacer. Esperó hasta el último momento y, con Iraizoz ya vencido, acarició el balón para su ya típica picadita. 

El gol hacía justicia a lo visto sobre el campo y es que el Real Madrid había sido muy superior a un Girona que solo creó problemas en los primeros minutos. Después, ante el empuje del conjunto de Solari, se vio obligado a replegarse e intentar aguantar lo máximo posible el chaparrón.  

En la segunda mitad el ritmo bajaría y con ello desaparecían las continuas ocasiones de los blancos. Solari, entonces, movió el banquillo para dar sus primeros minutos tras superar sus respectivas lesiones a Marcos Llorente y Toni Kroos. La ventaja del Madrid era corta y eso convertía al resultado en muy peligroso, no solo para la eliminatoria sino también en la ida. 

El equipo merengue jugaba con fuego y se terminaría quemando en el minuto 66. Mano clara de Llorente dentro del área y Granell convierte el penalti. Nuevo golpe del Girona que había conseguido marcar dos tantos en el Santiago Bernabéu con muy poco. 

De CR7 a SR4

Pero cuando más quema la pelota y los nervios brotan, allí está siempre Sergio Ramos para el Real Madrid. Vinicius inicia la jugada y se la deja a Marcelo que, desde la banda izquierda, pone un preciso centro para que el capitán merengue entre como un obús y bata a Iraizoz con un testarazo. Jugadón de los blancos al que puso broche un Ramos que lo celebró a lo Cristiano Ronaldo: con un "aquí estoy yo" y el mítico salto del luso anterior a su grito de guerra. 

Sergio Ramos, protagonista ante el Girona REUTERS

No se conformaría el Madrid una vez superado su peor momento. El equipo de Solari encontró el cuarto gol solo tres minutos después del de Ramos. Esta vez fue Benzema el autor al aprovechar una asistencia de Vinicius al segundo palo. En un abrir y cerrar de ojos, el conjunto merengue había puesto un pie y medio en las semifinales. 

Así terminó la primera batalla de una eliminatoria que el Real Madrid lleva encarrilada a Montilivi gracias a su sudor y al buen fútbol mostrado sobre el césped del Santiago Bernabéu. Los de Solari consiguieron un triunfo con lucha, coraje y demostrando que quieren la Copa del Rey. 

Real Madrid 4-2 Girona

Real Madrid: Courtois; Odriozola, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo; Modric (Kroos, 63'), Casemiro (Llorente, 59'), Ceballos (Isco, 70'); Lucas Vázquez, Benzema, Vinicius Junior.

Girona: Gorka Iraizoz; Jonás Ramalho, Alcalá (Bernardo, 45'), Juanpe, Muniesa, Raúl García Carnero; Douglas Luiz, Borja García (Paik, 59'), Granell; Lozano (Portu, 78'), Doumbia.

Goles: 0-1, 7' Lozano; 1-1, 18' Lucas Vázquez; 2-1, 42' Sergio Ramos (p.); 2-2, 66' Granell (p.); 3-2, 77' Sergio Ramos; 4-2, 80' Benzema.

Árbitro: Undiano Mallenco (Comité navarro). Amontestó a Alcalá (36'), Nacho (45+3'), Sergio Ramos (62') y Marcos Llorente (65').

Incidencias: Partido correspondiente a la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Estadio Santiago Bernabéu (Madrid) ante 50.865 espectadores.