Marcelo, durante un entrenamiento del Real Madrid

Marcelo, durante un entrenamiento del Real Madrid

Fútbol COPA DEL REY

El Girona, un nuevo principio para Marcelo

El futbolista brasileño se prepara para recuperar un hueco en el once titular del Real Madrid en el segundo tramo de la temporada.

Marcelo llegó al Real Madrid con apenas 18 años, siendo una de esas jóvenes promesas que comienzan a destacar a temprana edad en el fútbol sudamericano. El club blanco se hacía con sus servicios en el mes de noviembre del 2006, aunque no sería hasta el 7 de enero del 2007 cuando debutaría en partido oficial con la elástica blanca. Un jovencísimo Marcelo ingresaba en el terreno de juego por Míchel Salgado ante el Deportivo de La Coruña. El resto ya es historia.

El que entonces se conoció como el 'nuevo Roberto Carlos' tuvo que trabajar duro para alcanzar un hueco como titular en el todopoderoso Real Madrid. Doce años después es el segundo capitán del equipo merengue y tiene un palmarés solo a la altura de los más grandes. Cuatro Champions League, cuatro Mundiales de Clubes, tres Supercopas de Europa, cuatro Ligas, dos Copas del Rey o tres Supercopas de España son solo algunos de los títulos ganados por el brasileño durante estos años.

Fabio Coentrao o Theo Hernández han intentado competir un puesto al internacional canarinho, pero siempre fue Marcelo el que ha salido victorioso... hasta ahora. Al inicio de la presente temporada, el '12' blanco era titular indiscutible con Julen Lopetegui a los mandos del primer equipo merengue. Pero desde aquel mes de agosto muchos cambios se han producido en la casa blanca, entre ellos un cambio de entrenador que también ha dado un giro a la situación de varios futbolistas, entre ellos Marcelo.

Sergi Enrich lucha un balón con el defensa brasileño del Real Madrid Marcelo

Sergi Enrich lucha un balón con el defensa brasileño del Real Madrid Marcelo EFE

El lateral izquierdo completó todos los minutos en la final de la Supercopa contra el Atlético de Madrid y ha sido indiscutible durante la fase de grupos de la Champions, excepto los dos encuentros que se perdió por lesión. En el Mundial de Clubes jugó al completo tanto en la semifinal como la final, pero con la llegada del nuevo año las dudas comenzaron a cernirse sobre su figura. 

Las lagunas defensivas han sido el particular lunar de Marcelo en su carrera. Pero durante el presente curso, con un equipo que se dejaba ir en La Liga con Lopetegui como entrenador, estos fallos que desencadenaban de forma prácticamente continua los goles del rival provocaron que el bullicio empezase a resonar con más fuerza. Tanto es así que Solari tomó una decisión muy importante con la llegada del 2019: sentar al brasileño.

Solari no se casa con nadie

El segundo capitán ha perdido peso dentro del equipo titular del Real Madrid en beneficio de un Sergio Reguilón que ha demostrado tanto en el campeonato doméstico como en la Copa del Rey que está listo para defender la elástica blanca con garantías. Marcelo no jugó ni un solo minuto frente al Betis ni contra el Sevilla, los dos últimos encuentros disputados por los madridistas en Liga. Mientras que en la eliminatoria contra el Leganés se quedó sin jugar en la ida y completó el partido entero en la vuelta.

Solari ha comparecido ante los medios de comunicación en la previa del choque de ida de los cuartos de final contra el Girona, donde ha querido poner de relieve el compromiso de Marcelo con el equipo y también en los entrenamientos, en el trabajo diario: "Es indudable su amor por el club y su compromiso y su alegría a la hora de entrenarse. También su comportamiento que es intachable. Tengo que hacer las alineaciones y elegir a quien corresponde".

Santiago Solari, en rueda de prensa

Santiago Solari, en rueda de prensa EFE

El entrenador argentino quiere a todos enchufados. Quiere competitividad. Que todos se sientan titulares. Marcelo, también. Pero también ha demostrado que no le tiembla el pulso a la hora de sentar a pesos pesados que no se encuentran en su mejor estado de forma, pero también ha querido abrir las puertas, de forma pública, a un posible regreso a la titularidad al lateral brasileño.

El Girona como prueba de toque

La eliminatoria frente al Girona puede suponer un antes y un después para Marcelo. El partido disputado en Montilivi en la primera vuelta ya es cosa del pasado. En la plaza catalana el Real Madrid firmó una contundente victoria por 1-4, en la que el brasileño fue titular, aunque no completó el duelo al ser sustituido en la segunda mitad por Varane.

Los blancos se enfrentan durante estas próximas semanas hasta en tres ocasiones con el Girona. Una oportunidad para Marcelo de hacer valer su veteranía, su experiencia al más alto nivel y también su jerarquía dentro del plantel madridista. Solari quiere trabajo y el defensa quiere volver a sentirse importante. Un nuevo principio ha llegado para el '12'.

[Más información: Horario internacional y dónde ver el Real Madrid - Girona]