El 2019 ha comenzado para el Real Madrid con un varapalo en La Liga. El club blanco estaba obligado a ganar al Villarreal en el partido aplazado por el Mundial de Clubes y acabó concediendo un empate en los últimos minutos.

Noticias relacionadas

El Real Madrid se coloca ahora a siete puntos y se aleja un poco más del liderato del Barcelona. Toca remontar, pero antes Solari ha de solucionar los problemas que ha mostrado el equipo en Liga y que le está costando alejarse del título cada vez más.

Este Madrid no cierra los partidos

El Real Madrid lo tuvo en su mano. Pese a comenzar perdiendo, tardó poco en dar la vuelta al resultado y las tuvo para ampliar la ventaja. No hay que olvidar que el Villarreal está en la parte baja de la tabla por culpa de su fragilidad defensiva, lo que el Real Madrid no terminó de aprovechar.

Lucas Vázquez dispara ante Sergio Asenjo REUTERS

Los de Solari tuvieron varios mano a mano que fallaron. Fueron muy claros uno de Benzema y sobre todo otro de Lucas Vázquez, que lo estrelló contra Asenjo. No es el primer partido de la temporada que el Madrid va con ventaja y que por cerrar el marcador acaba lastimándose.

Benzema, muy solo en ataque

Benzema empezó el 2019 siendo el mejor, tal y como cerró el 2018. Fue la gran noticia del partido contra el Villarreal, pero una de las malas es que está muy solo arriba. La lesión de Bale, que se tuvo que marchar en el descanso, dejó al '9' como la única referencia ofensiva blanca.

Por Bale entró Isco que es un jugador cuyo lugar está en la frontal y no en el área. Tampoco es un jugador cien por cien ofensivo Lucas Vázquez que no tiene ese perfil goleador del galés. Hasta que no entró Vinicius nadie acompañó a Benzema en el área rival y eso no ocurrió hasta el 86'...

Fallos en defensa que cuestan caro

El Real Madrid vuelve a acusar los despistes en defensa. No está siendo la mejor temporada de Marcelo, que volvió a ser protagonista en los dos goles rivales. El primero de Cazorla pilló por sorpresa al Madrid y al brasileño. Peor fue el segundo. Isco no siguió la marca de Cazorla, a Ramos le pilló la espalda y Marcelo se mostró pasivo ante la entrada al área del exinternacional español delante suya.

Gerard Moreno pelea un balón con el defensa del Real Madrid Sergio Ramos EFE

Las lesiones siguen castigando al Madrid

La suerte volvió a dar la espalda al Real Madrid que tuvo que lamentar una nueva lesión de Bale. Está por saber si fue una simple molestia, se resintió de algo o una lesión de importancia. La cuestión es que el galés notó algo y no pudo seguir más allá del descanso. Eso hizo al Madrid perder un cambio y se quedó sin uno de sus referentes ofensivos. También se tuvo que ir Modric antes de tiempo y es que el croata no pudo seguir por culpa de una gripe.

El banquillo se quedó corto

Hay que apuntar que la entrada de Isco llegó demasiado pronto y el malagueño se desempeñó bien. También Valverde tuvo que entrar de urgencia por Modric. Sin embargo, la sensación es que el banquillo blanco podía ofrecer poco más en aquel partido. Vinicius era la solución, pero el brasileño entró demasiado tarde.

El Madrid necesita la vuelta de jugadores como Asensio y Mariano -quien no da con la regularidad que necesita- y no le vendrá mal la incorporación de Brahim Díaz en este mercado de invierno. Faltaron soluciones en el banquillo, sobre todo en la parte ofensiva.

[Más información: ¿Qué jugador del Real Madrid tiene la culpa del gol del empate del Villarreal?]