FIFA Club World Cup 2018

FIFA Club World Cup 2018 ALI HAIDER Agencia EFE

Fútbol FICHAJES

Julián Álvarez, la nueva sensación de River Plate que pasó por La Fábrica

Con 18 años ya ha jugado la final de la Copa Libertadores y fue titular en el Mundial de Clubes. A los 11 años probó suerte en la cantera del Real Madrid.

El Real Madrid está de actualidad estos días por los inminentes fichajes de Brahim Díaz y Exequiel Palacios. Dos jóvenes promesas del fútbol mundial que se unen a la política de fichajes con vistas al futuro que lleva realizando el club blanco durante las últimas temporadas. Sin embargo, hay un jugador que se podría decir que hizo el camino a la inversa y está empezando a despegar en Argentina.

EL RIVER PLATE ABANDONA MADRID

EL RIVER PLATE ABANDONA MADRID VICTOR LERENA Agencia EFE

Su nombre es Julián Álvarez. Tiene 18 años y juega en River Plate. En su corta carrera ya puede decir que ha jugado una final de la Copa Libertadores, ha sido titular en el Mundial de Clubes y ha recibido la llamada de la Sub20 argentina para el Sudamericano. Una prometedora carta de presentación para la perla de los platenses que tiene ya muchas experiencias a su espalda.

Con once años pasó la pruebas con River Plate y Boca Juniors. Un ojeador del Real Madrid quedó prendado del chaval durante las últimas de estas pruebas y se lo llevó a la capital española. Julián Álvarez lo dejó todo para pasar las pruebas con el Real Madrid. Incluso Jorge Messi se lo quiso llevar al Barcelona, pero ya le había dado su palabra al club blanco. Con 13 años, el Madrid decidió no ficharlo, mientras que el chico extrañaba a su familia. Así pues se volvió a su casa en Argentina, pero con la experiencia de haber vestido la camiseta del mejor club del mundo.

Un caso parecido al de Neymar

Un caso que recuerda mucho al de Neymar. La estrella del PSG llegó incluso a tener ficha con el Real Madrid. Tenía también 13 y de igual manera echaba de menos a su familia, de la que le separaba todo un océano. En caso del brasileño, el Santos le puso un cheque en blanco para que regresara al club, lo que terminó por convencer a Neymar y su familia. El resto ya es historia.