Isco, en el Mundial de Clubes

Isco, en el Mundial de Clubes Reuters

Fútbol MUNDIAL DE CLUBES

La tristeza de Isco en la celebración del Mundial de Clubes

Noticias relacionadas

Nueva decepción para Isco Alarcón en el Real Madrid esta temporada. El futbolista no jugó ni un solo minuto en la final del Mundial de Clubes que ha enfrentado este sábado 22 de diciembre al conjunto blanco con el Al Ain de los Emiratos Árabes Unidos en el Zayed Sports City Stadium de Abu Dabi. El once titular del equipo merengue estuvo formado por los mismos jugadores que salieron de inicio en la semifinal ante el Kashima Antlers el pasado miércoles. 

Así, el mediapunta malagueño se veía nuevamente relegado al banquillo. Contra el cuadro japonés sí que tuvo minutos y se le vio participativo. Pero ante el Al Ain en la final volvió a quedarse sin jugar, siendo los recambios elegidos por Santiago Solari Casemiro, Ceballos y Vinicius Júnior. Así, Isco sí que calentó, pero no llegó a jugar ni un solo minuto ante el conjunto anfitrión del campeonato.

En el estadio de Abu Dabi se pudo ver la versión más triste del jugador. Pocas sonrisas, gesto serio. Esa fue la tónica protagonizada por el de Arroyo de la Miel. En el momento del tercer gol, algunos madridistas se encontraban en ese fondo haciendo estiramientos, entre ellos se encontraba el '22' blanco. Fue entonces cuando Sergio Ramos fue al encuentro de Isco para dedicarle un gol y mandar de paso un recado a Solari: en el vestuario quieren que vuelva a contar con él.

Sergio Ramos abraza a Isco tras su gol ante el Al Ain

Sergio Ramos abraza a Isco tras su gol ante el Al Ain EFE

Fue el capitán el único de arrancar una sonrisa a un Isco que venía de ser importante en las últimas finales de la Champions League con el Real Madrid. Una vez finalizado el encuentro, el mediapunta andaluz quiso estar en un segundo plano, lejos de las grandes celebraciones de sus compañeros de vestuario.

No dio la vuelta de honor

El internacional español subió a recoger su medalla con la sudadera, única jugador merengue en hacerlo así. Pero, además, tampoco dio la tradicional vuelta de honor de campeón al campo. El resto sí lo hizo, ataviados con la camiseta conmemorativa para la ocasión y con las medallas al cuello.

[Más información: El Real Madrid alarga su reinado con el tercer Mundial de Clubes consecutivo]