Este 2018 quedará marcado en la retina del madridismo por haber logrado La Decimotercera en Kiev ante el Liverpool de Jürgen Klopp, pero en especial también será recordada por algunos futbolistas del equipo blanco. Luka Modric logró ganar todos los títulos más importantes a nivel individual, incluido el Balón de Oro; con el que acabó con la hegemonía que habían marcado en la última década Cristiano Ronaldo y Lionel Messi. Pero al contrario que estos tres genios del fútbol, el único jugador que puede ganar la triple corona es Raphaël Varane.

Noticias relacionadas

El internacional francés ganó el pasado mes de mayo la Champions League con el Real Madrid en la final contra los reds que quedó marcada por ser la tercera 'Orejona' consecutiva ganada por los merengues. En la consecución del nuevo triunfo continental tuvo mucho que ver Varane. Tan solo se perdió dos partidos, ambos de la fase de grupos, un por decisión técnica y otro por lesión. Pero su importancia va más allá. Desde octavos de final, el galo lo jugó absolutamente todo, siendo así pieza importante del entonces equipo dirigido por Zinedine Zidane.

Sin tiempo para muchas celebraciones, el central se concentraba con Francia para disputar el esperado Mundial de Rusia. Tan importante como lo había sido para Zizou en el Real Madrid lo era entonces para Didier Deschamps en el combinado nacional galo. Titular indiscutible formando pareja con Umtiti y con tan solo 25 años uno de los capitanes, habiendo portado el brazalete en ausencia de Hugo Lloris.

Varane besa la Copa del Mundo. Foto: Twitter (@raphaelvarane)

Así, Varane fue uno de los grandes artífices del deseado premio gordo en tierra rusas. Les Bleus se hicieron con la Copa del Mundo y a su edad, el jugador ya reinaba en Europa y en todo el planeta. El zaguero pasaba a ser uno de los favoritos para los grandes premios individuales y es que era el único futbolista en el 2018 en haber sido ganador de la Champions League y del Mundial. Incluso se llegó a hablar de él como favorito para el Balón de Oro y su nombre entró entre los diez finalistas para el trofeo dorado, que, finalmente, fue a parar a las manos de su compañero Modric.

El broche a un año único

El Mundial de Clubes puede cerrar un 2018 de ensueño para el galo, quien se ha convertido en el Real Madrid a sus 25 años en uno de los mejores en su posición. Además, sumaría otro trofeo a su palmarés personal, en el que ya figuran, vistiendo al elástica blanca, quince títulos: cuatro Champions League, tres Mundiales de Clubes, tres Supercopas de Europa, dos Ligas, una Copa del Rey y dos Supercopas de España. Para firmar así una estadística galáctica: un título cada 17 partidos disputados. Todo ello en más de 250 victorias como merengue.

[Más información: Varane: "Vamos a dar lo máximo para brindar otro título a la afición"]