El Real Madrid debutaba en el Mundial de Clubes en las semifinales frente al Kashima Antlers japonés, el campeón de la Champions de Asia. El partido fue una demostración de fuerza del equipo de Santiago Solari, que ha evitado el mal ejemplo que dio River Plate ayer al caer frente a Al Ain en la otra semifinal.

Noticias relacionadas

Marco Asensio se quedaba en el banquillo y en su lugar entraba en el once titular Gareth Bale, héroe del Real Madrid en el Zayed Sports City Stadium. El internacional español ingresaba en el terreno de juego precisamente por el '11' blanco, pero tras unos minutos pedía el cambio ya que se resentía de las molestias musculares por las que ya fue cambiado y atendido en el último partido de La Liga frente al Rayo Vallecano.

Apenas han sido catorce los minutos que Marco Asensio ha estado sobre el terreno de juego de Abu Dhabi en los que apenas ha tenido oportunidad de dejar su sello antes de verse obligado a solicitar la sustitución que casi con total seguridad le dejará sin jugar la final.

Marcos Asensio, con hielo en el banquillo después de lesionarse ante el Rayo Vallecano

Su lesión supuso el regreso de Casemiro

La nota positiva para el Real Madrid es que le ha sustituido Carlos Casemiro. El brasileño se lesionó de su tobillo en el partido frente al Celta y llevaba más de un mes alejado de los campos.

El equipo de Santiago Solari se ha clasificado a la final gracias a tres goles de Gareth Bale, dando un paso adelante y echándose al equipo a la espalda para llevar al Real Madrid a la final del Mundial de Clubes que disputará el próximo sábado frente al equipo anfitrión, Al Ain.

[Más información: Courtois: "Ya vimos ayer con River que no te puedes fiar de ningún rival"]