Marcelo e Isco, en el Real Madrid - CSKA de la Champion. Foto: Twitter (@elchiringuitotv)

Marcelo e Isco, en el Real Madrid - CSKA de la Champion. Foto: Twitter (@elchiringuitotv)

Fútbol CHAMPIONS LEAGUE

Isco prometió a Carvajal el brazalete: el detalle y el pacto de Melilla

Noticias relacionadas

Isco fue el protagonista absoluto del partido que enfrentó al Real Madrid contra el CSKA Moscú este miércoles. Desgraciadamente fue por lo negativo. El conjunto blanco se fue derrotado por los rusos y el malagueño fue pitado por el Santiago Bernabéu.

Isco fue el gran señalado del descalabro europeo y tuvo sus más y sus menos con la grada ante los pitos. Se encaró con la afición cuando esta arremetió contra él por desperdiciar una buena ocasión. Isco fue la cara de la polémica y, para echar más leña al asunto, después se descubrió que había 'rechazado' la capitanía cuando Marcelo abandonó el terreno de juego. El brasileño le daría el brazalete a Carvajal.

Era lo que le faltaba a Isco para salir más señalado todavía del estadio, pero la historia del brazalete tiene un trasfondo que juega a favor del propio Isco y es que el gesto del malagueño estaba ya pactado con Carvajal. No lo rechazó Isco, sino que se lo había prometido a su compañero por una sencilla razón y es que Isco ya lo llevó frente al Melilla en el último partido de Copa.

Isco Alarcón y Jesús Vallejo

Isco Alarcón y Jesús Vallejo REUTERS

Isco fue presentado dos días antes que Carvajal

Tanto Isco como Carvajal llegaron al Real Madrid el mismo verano, el de 2014. El malagueño llegaba procedente del Málaga, mientras que el lateral lo hacía desde el Bayer Leverkusen tras pasar un año en Alemania que la ayudó a curtirse. Isco fue presentado el 3 de julio, mientras que Carvajal lo hizo dos días después, el 5. Por tanto, en la línea sucesoria del Madrid (regla por la que se rige la capitanía blanca), Isco está por delante de su compañero.

Pero ese pequeño espacio de tiempo tuvo culpa de que Isco tuviera ese bonito gesto con Carvajal. El lateral es un hombre de la casa, aquel niño que puso la primera piedra de la ciudad deportiva de Valdebebas, e Isco le prometió que le cedería el brazalete la próxima vez que le tocara, si él también estaba en el campo. Así, Carvajal pudo ser por primera vez el capitán del Real Madrid. Un sueño cumplido gracias a Isco, para el que hubiera sido más fácil recoger el brazalete de Marcelo y evitar cualquier malentendido, pero que miró por su compañero en medio del caos.

[Más información: Duro castigo del CSKA a las rotaciones del Madrid]