Isco Alarcón reclama una jugada al juez de línea

Isco Alarcón reclama una jugada al juez de línea Rodrigo Jimenez Agencia EFE

Fútbol REAL MADRID

Las cinco claves de la relación entre Isco y Solari

Algo pasa con Isco. Esa es la conclusión a la que todo el mundo ha llegado vistos los últimos acontecimientos que le han rodeado. Solari decidió dejarle fuera de la convocatoria contra la Roma, cuando no tenía ningún problema físico. Un gesto que ha dinamitado lo que parece ya una relación rota. Esta fractura se lleva fraguando desde que el técnico argentino llegara al banquillo del Real Madrid.

Volvió antes tras su operación de apendicitis

Fue el principio de todo este asunto. Isco tuvo que parar por una apendicitis aguda de la que fue operado. Con Lopetegui en el banquillo era imprescindible en el equipo y el técnico vasco le metió en el once en cuanto le dieron el alta.

Fue titular contra el Levante, el Viktoria Pilsen y jugó los 90 minutos contra el Barcelona. Una cantidad de minutos seguramente exagerada para un jugador que llevaba casi un mes alejado de los terrenos de juego. Esto le mermó en el plano físico y es que, desde entonces, ha estado a un nivel muy bajo.

Isco entrena durante la previa a un partido de Champions

Isco entrena durante la previa a un partido de Champions Reuters

Cree que no entrena al cien por cien

Los problemas entre Isco y Solari empezaron a surgir en el día a día. Para el técnico argentino, no se entrena al mismo nivel que el resto de sus compañeros. Jugadores como Marcos Llorente o Lucas Vázquez se dejan el alma por una oportunidad en cada sesión en Valdebebas.

Eso es lo que pide Solari de sus jugadores y lo que quiere ver dentro del campo. A Solari tampoco le gustó la actitud que vio de Isco en el partido contra el Viktoria Pilsen. Salió desde el banquillo para jugar poco más de los últimos 15 minutos y su desempeñó dejó mucho que desear. Es cierto que el partido (0-5 en el marcador) estaba ya resuelto, pero no dio una buena imagen.

Pocos minutos en la era Solari

La realidad es que Isco ha contado muy poco para Solari desde el principio. Ya se por su baja forma o por los problemas de actitud, el malagueño ha jugado poco. En total ha jugado 81' repartidos en seis partidos. Ha visto como gente como Lucas, Vinicius e, incluso, Marcos Llorente le han pasado por la derecha en minutos.

Un cambio radical teniendo en cuenta que era uno de los pilares del equipo con Lopetegui, pero se ha encontrado con un muro con Solari. Lo único que debe hacer es zanjar la polémica y trabajar para volver, porque ni mucho menos el argentino le ha cerrado las puertas por completo.

Isco, Vinicius, Carvajal y Vallejo, en la sesión del Real Madrid

Isco, Vinicius, Carvajal y Vallejo, en la sesión del Real Madrid

Desplante tras el partido del Eibar

La relación terminó por romperse el pasado fin de semana. Isco se quedaba otra vez sin ser titular por quinto partido seguido con Solari. Jugaría, sí, pero no le sentó bien al futbolista que se lo recriminaría a Solari en el autobús del equipo. Isco salió para jugar la ultima media hora de partido ya con 3-0 por debajo en el marcador y poco que hacer para darle la vuelta.

Un gesto polémico y que terminó por provocar el castigo que Solari le impuso contra la Roma. Isco fue directo a la grada. Un claro mensaje a él y al resto del equipo. El que tenga malos gestos y mala actitud no jugará. Dicho y hecho. La imagen de Isco en la grada ha causado mucha controversia, pero ha dejado clara la firmeza del argentino en su cargo.

Mala actitud fuera del campo

A Solari no le han convencido tampoco varios gestos que Isco ha tenido fuera de las canchas. Sobre todo hay uno que creó mucha polémica y fue aquella foto que publicó en las redes junto a su familia el pasado 31 de octubre. En ella aparecía disfrazado con motivo de Halloween, pero escogió un mal momento para subir la publicación ya que el Madrid jugaba en ese preciso momento en Melilla.

Isco trató de excusarse, pero el daño estaba hecho y habría molestado también a Solari. Ahora ambas partes deben pelear por llegar a un acuerdo y arreglar una relación prácticamente rota y con la amenaza de que esta explote si no se pone remedio antes.

[Más información: Isco se entrena sin problemas antes del Valencia; Nacho y Casemiro, bajas]