El Real Madrid volvió a topar de bruces con la realidad este sábado en Ipurua. Después del estreno triunfal de Solari en el banquillo con cuatro victorias en cuatro partidos, el club blanco revivió fantasmas pasados contra el Eibar. El resultado fue un 3-0 a favor del conjunto guipuzcoano.

Noticias relacionadas

Sobre todo, preocupa del partido los graves errores defensivos que cometió el Madrid. Todos los goles llegaron de imprecisiones y fallos. El primero llegó en una contra tras un córner a favor del Madrid; el segundo fue tras una grave perdida de balón de Odriozola y el último remató Kike García casi solo en el área pequeña adelantándose a Sergio Ramos.

La defensa del Real Madrid salió tocada de Ipurua. Recibir tres goles del Eibar no entraba en casi ningún pronóstico. La derrota tampoco. Ahora el equipo debe recapacitar y tomar nota de los errores cometidos y que han supuesto la primera derrota de la 'era Solari'. Sin embargo, hubo un jugador que sí lució bien en la parte más retrasada del Madrid: Thibaut Courtois. El belga fue el mejor del club blanco pese a recibir los tres goles.

Thibaut Courtois despeja un balón durante el partido frente al Eibar EFE

Courtois evitó una goleada mayor

Courtois evitó lo que pudo ser una goleada mayor y, por tanto, una catástrofe más grave para el Real Madrid. Hizo varias paradas de mérito solo alcance de los mejores del mundo bajo palos. Y es que Courtois lo es, pese a que en sus primeros meses sus números no luzcan, fruto del mal momento que atravesó el equipo con Lopetegui. En 12 partidos ha encajado 18 goles y ha mantenido la portería a cero en cuatro encuentros.

Courtois está teniendo que soportar críticas injustas. El belga ha sido el objetivo de numerosos ataques, pero hasta ahora se le puede reprochar poco. Ha dejado varias paradas sobresalientes y apenas se le pueden sacar fallos. Todo ello con la presión que conlleva ser el elegido de Solari por delante de Keylor Navas y todo el debate que ha existido en torno a ello. Courtois es un portero de talla mundial y solo la irregularidad del equipo ha ocultado su nivel en el Real Madrid.

Odriozola se marcha lesionado en el encuentro frente al Eibar

Las lesiones golean la defensa

La preocupación de Solari no está en la portería si no en los jugadores que protegen a Courtois. En Eibar, ninguno de los cuatro defensas estuvo bien. Sergio Ramos y Varane estuvieron irreconocibles. Marcelo, recién llegado de su lesión, no pudo dar mucho de sí. Odriozola, quien llegaba reforzado de sus últimas actuaciones, cometió un fallo grave y se marchó lesionado. A la del ex de la Real hay que sumarlas las de Nacho, Reguilón y Vallejo. Además, Carvajal está como Marcelo. Acaba de volver de su lesión.

Solari tiene la misión prioritaria de echar el candado a la portería. El Madrid tiene sus peores números de la década en goles encajados en Liga. En total, 19. Y en el camino, goleadas en contra como la del Eibar, el Barcelona o el Sevilla. Resultados que duelen y más en un equipo acostumbrado a marcar mucho y encajar poco. A estas alturas de la temporada, solo lleva un gol más a favor que en contra.

En la portería, nada hace pensar que Solari vaya a mover a Courtois. El rendimiento del belga está siendo muy bueno y es una fuerte apuesta del club y la primera decisión que tomó Solari cuando se puso a los mandos del equipo. Al portero le dolerán estos resultados, como la goleada que sufrió recientemente con Bélgica contra Suiza. Pero puede estar tranquilo, es portero para el Real Madrid sin lugar a dudas.

[Más información: Solari: "Tenemos que mejorar muchas cosas, es remediable"]