El partido entre Croacia y España dejó varios puntos destacables. Desde el Real Madrid estaban muy pendientes de un choque en el que había hasta cinco piezas de su equipo y varios fueron los protagonistas. Ramos volvió a marcar de penalti (no, no fue de Panenka) y se vuelve tocado, Ceballos lideró a la Selección, pero sobre todo se vio un mejor Modric.

Noticias relacionadas

Sin ser todavía el '10' que maravilló en el pasado Mundial de Rusia, dándole el Balón de Oro de la cita y 'The Best' a mejor jugador de la temporada, Modric brilló y fue una de las claves de la victoria croata. Muy a su estilo, es decir, sin destacar sobradamente, dominó en el centro del campo y protagonizó un bonito cara a cara con Ceballos.

Empieza a arrancar con el Real Madrid

Su mejoría física es notable y así se ha visto en los últimos partidos. No se sabe bien si culpa de Solari o del paso del tiempo, pero Modric se encuentra mejor sobre el césped y eso se reproduce en el campo. Ya se le vio en Vigo el pasado fin de semana, donde estuvo más que correcto en la victoria blanca, y ahora contra España se mantuvo activo de principio a fin.

Luka Modric, en el banquillo del Real Madrid EFE

El propio Modric ha reconocido que se encuentra mejor, después de que en le previa se sincerara y dijera que había arrastrado una fatiga física desde el Mundial, ante la falta de descanso. El Real Madrid está de enhorabuena y es que que su mejor jugador empiece a salir del 'agujero físico' en el que se encontraba son más que buenas noticias.

A Modric se le ha hecho cuesta arriba estos primeros meses de la temporada. Primero tardó en entrar en el equipo después de ser el último en incorporarse, pero ni así pudo recuperarse de lo que sus piernas habían soportado durante todo el último año. No solo fue el Mundial, sino que Modric también tuvo una enorme carga de partidos el curso pasado que se remató con la final de Champions en Kiev.

Tuvo algún que otro pico de mejoría, como aquel estreno en Champions contra la Roma, pero a Modric le costaba levantar cabeza. Este bajón coincidió, además, en su punto más crítico con el peor momento de la breve era Lopetegui. Con Julen se acumularon varios partidos sin saber ganar y Modric fue uno de los señalados. Pero está de vuelta y, si Solari le sabe dosificar, se le avecinan unos meses ilusionares cuanto menos.

Luka Modric golpea el balón ante el centrocampista del Viktoria Pilse Milan Petrzela EFE

El Balón de Oro, el 3 de diciembre

Ahora que está mejor, su objetivo es el Balón de Oro que se entregará el próximo lunes 3 de diciembre. El pescado está ya vendido y Modric sigue estando entre las quinielas. Estos últimos meses han generado alguna que otra duda, inexistentes en el 'The Best', aunque viendo el rendimiento de su gran rival, Antoine Griezmann, lo lógico es que el '10' siga siendo el favorito.

Con Balón de Oro o sin él, Modric es un jugador que siempre ha mirado por el colectivo por encima de lo individual. Lo mejor para él sería que a final de temporada levantara algún título, por qué no la cuarta Champions seguida. Alimentar una leyenda que comenzó con aquel menudo chico que tuvo que huir de la guerra de su país. Lo que se le viene inmediatamente es la última jornada de la Nations League, en la que afronta un partido a vida o muerte con Inglaterra. Toda Croacia se agarra a Modric para lograr otra victoria que les de el pase a la Final Four y es que en Croacia ya han aprendido que con Lukita todo es posible.

[Más información: Las mejores imágenes del Croacia - España