Jordi Alba disputa un balón con Sergio Ramos.

Jordi Alba disputa un balón con Sergio Ramos. REUTERS

Fútbol EL CLÁSICO

Los cánticos contra Sergio Ramos por los que podrían sancionar al Barcelona

Noticias relacionadas

El Barcelona venció en el primer Clásico de la temporada con contundencia frente al Real Madrid en el Camp Nou. El resultado final fue de 5-1 después de los goles logrados por Luis Suárez en tres ocasiones, Coutinho y Arturo Vidal, mientras que para el equipo blanco marcó Marcelo.

En el minuto 5, cuando aún no se había abierto el marcador, Sergio Ramos midió mal un choque e hizo falta sobre Rafinha, quien quedó tendido en el suelo. La acción no fue merecedora de tarjeta y en el campo no pasó a más.

Fue entonces cuando en la grada comenzaron a cantar "Sergio Ramos, hijo de puta", un cántico que partió desde la grada de animación pero que se extendió rápido por diversos rincones del Camp Nou.

Sergio Ramos habla con el colegiado Sánchez Martínez

Sergio Ramos habla con el colegiado Sánchez Martínez EFE

Desde el sector de la Grada de Animació se realizaron más cánticos intolerantes como "Puta Real Madrid, Puta Real Madrid" contra los efectivos del equipo blanco. Estos cánticos podrían costarle al equipo azulgrana una sanción económica si lo considerase oportuno la Comisión Antiviolencia.

No fueron los únicos incidentes con aficionados

No es la única polémica que han tenido los aficionados culés. Sus ultras, los Boixos Nois, tuvieron un enfrentamiento que terminó con las fuerzas del orden cargando contra ellos, tras el lanzamiento de piedras y sillas hacia ellos.

Los Boixos Nois reaparecen en la previa de El Clásico

Los Boixos Nois reaparecen en la previa de El Clásico

Los Boixos Nois siempre se han caracterizado provocar una gran cantidad de incidentes, agresiones y peleas contra las aficiones de otros equipos. En el año 2010, incluso, varios miembros por tráfico de drogas y coacciones.

Estos aficionados tienen vetada su entrada al campo desde el año 2003. Fue Joan Laporta, tras su llegada a la presidencia, quien tomó la difícil decisión de alejarlos del Camp Nou.