El futuro de Harry Kane es uno de los más comentados de todo el panorama futbolístico. La continuidad del delantero inglés en el Tottenham ha sido puesta en duda en multitud de ocasiones, siendo vinculado con el Real Madrid en varias ocasiones en los últimos años.

Noticias relacionadas

Ahora es Lothar Matthaus el que ha querido aconsejar al ariete. El exfutbolista alemán recuerda que Kane "tiene 25 años ahora. Si no se va en los próximos dos años, para cuando tenga 27 años, nunca se irá". Sin embargo, en caso de que finalmente hiciera las maletas, tiene claro a qué equipo debe ir. "Si lo hace, el Real Madrid es el único club que sería adecuado para él", afirma. El motivo es que el "brillo del Real luce más que el de cualquier otro club del mundo".

"Si sucediera, todos lo entenderían, nadie podría estar enojado", asegura y además, compara esta situación con la que vivió Matthaus a lo largo de su carrera. "Recibí una oferta del Real Madrid cuando estaba en el Inter, en 1991", desvela, y cuenta que "el presidente, Ernesto Pellegrini, no me dejó ir. Fui a verlo dos o tres veces y le pedí que me dejara ir. Pero me dijeron que tenía que respetar mi contrato".

Y decidió cumplirlo: "Yo había firmado el contrato. Nadie me había puesto bajo presión, así que no discutí". Pero, a pesar de eso, reconoce que "desearía haber jugado para el Real en algún momento". Además, asegura que pasó "tres años en el Inter y mientras disfrutaba de mi tiempo allí, no estaban en mi corazón como los Spurs están en el corazón de Kane".

Harry Kane durante el partido del Tottenham ante el Brighton REUTERS

Si Kane decidiera marcharse...

Este motivo sentimental es lo que hace que su situación fuera diferente a la de Kane si acudiera a Daniel Levy y dijera que realmente quiere jugar para el Real Madrid. "Levy sabe lo que Harry ha hecho por el club", afirma, por lo que no le sorprendería "si hay un acuerdo, un acuerdo de caballeros, entre ellos". Aunque sabe que no tendría nada escrito en su contrato" porque "él no es ese tipo de jugador", cree que "si llama a la puerta de Daniel, en el momento adecuado, y hay una oferta verdaderamente seria en la mesa, puede ser diferente".