Este martes vuelve la Champions League al Santiago Bernabéu. El Real Madrid, que no ha ganado en ninguno de sus últimos cinco encuentros, buscará encontrar las mejores sensaciones y derrotar al rival más débil del grupo, el Viktoria Pilsen. El conjunto checo llega al estadio blanco con 1 punto, que logró tras empatar en la primera jornada ante el CSKA. El equipo de Julen Lopetegui cuenta con 3 puntos en el casillero. 

Noticias relacionadas

Para el equipo checo no será un partido más. Este lunes cumplían el sueño de pisar el Santiago Bernabéu por primera vez, y varios de los jugadores inmortalizaron el momento con sus teléfonos móviles. Varios de ellos estaban alucinando ante las dimensiones del terreno de juego, y la misma capacidad del estadio. A la hora del entrenamiento, varios jugadores bromeaban al anotar goles en la portería del estadio merengue, y celebrarlo como si se tratase de un partido oficial. 

A pesar de que el último encuentro de Champions en el estadio blanco se ganó, la afición espera que el equipo de Julen Lopetegui, discutido por sus últimos resultados, vuelva a dar una alegría a su público, que cuanta con un empate y una derrota en sus dos últimas encuentros, frente al Levante este domingo perdieron los tres puntos. El equipo checo saldrá impresionado pero con ganas de poder conquistar el campo de sus sueños.

Roman Hubník, capitán del Viktoria Pilsen en rueda de prensa EFE

La última vida de Lopetegui

En el fútbol nada es imposible. Es algo que sabe muy bien el técnico vasco, que sabe que una derrota le alejaría del banquillo blanco y de seguir cumpliendo su sueño. El Viktoria Pilsen se querrá aprovechar de las dudas que hondean por el ambiente y dar la campanada de puntuar en el terreno del campeón de Europa. El entrenador del conjunto blanco necesita convencer, y que mejor partido para hacerlo que contra el campeón de la República Checa.